martes. 27.09.2022

El pasado mes de febrero en Cantabria fue cálido, en general, con una temperatura media de 7,6 grados centígrados, nueve décimas por encima del valor medio esperado, y el séptimo más seco en 61 años.

Las zonas altas de la cordillera acusaron más las altas temperaturas, y los valles bajos experimentaron las temperaturas más bajas, mientras que, pluviométricamente, fue muy seco en toda la región.

Se recogieron 31 litros por metro cuadrado de precipitación en promedio, lo que supone un 29% de lo esperado en este mes y sitúa a febrero de 2022 como el séptimo más seco del periodo 1961-2022, según el Avance climatológico de Cantabria que elabora la Delegación Territorial en Cantabria de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Febrero transcurrió con unas condiciones meteorológicas similares a las de enero, con escasa circulación atmosférica, ausencia de precipitaciones y predominio anticiclónico.

La precipitación cayó, principalmente, distribuida a lo largo de la segunda decena del mes. Previamente, el paso de un frente poco activo dejó precipitaciones el día 4, aunque se recogieron menos de 10 litros por metro cuadrado en 24 horas. Completó la precipitación de febrero otro episodio breve, el día 24, también de precipitaciones escasas.

En todo el mes, se registraron cinco días de lluvia en Cubillo de Ebro, ocho días en Tama, y hasta trece en Soba-Alto Miera.

Es destacable la falta de precipitaciones de nieve en febrero, que solo acumuló unos pocos centímetros, el día 14, a partir de 1.200 metros.

Las temperaturas han fluctuado, pero casi siempre por encima de los valores medios esperados. El carácter cálido ha sido especialmente visible en las temperaturas diurnas, mientras que las nocturnas se han situado más cerca de la normalidad.

El día 6 se registró la noche más fría; y el día 16, las temperaturas más altas, con mínimas que se mantuvieron por encima de 10 grados en el litoral.

Se han contabilizado 25 días de helada en Cubillo de Ebro y Polientes, y 24 en Nestares; mientras que en el fondo de los valles de la vertiente cantábrica hubo 15 en Tama, 14 en Bárcena Mayor, 11 en Villacarriedo y 9 en Terán de Cabuérniga.

Se registraron 147 horas de sol, frente a las 105 de promedio en febrero, un 40% por encima de lo esperado.

El viento sopló menos de lo normal, con un recorrido registrado en Santander/Parayas de 6.530 kilómetros, un 25% por debajo del valor medio de febrero. Sopló con especial intensidad los días 13 y 14, con rachas de más de 70 kilómetros por hora.

Hubo tres descargas procedentes de rayos, el día 14, sobre la región.

VALORES EXTREMOS

La temperatura máxima más alta fue de 23 grados centígrados el día 2 en Fuente Dé; y la mínima más baja, los -8 grados del día 23 en Cubillo de Ebro.

La máxima precipitación recogida en 24 horas fueron 20,8 litros por metro cuadrado el día 14, en Castro Urdiales; y la racha máxima de viento alcanzó los 91 kilómetros por hora en el aeropuerto de Santander el día 13.

Febrero fue cálido y el séptimo más seco en 61 años en Cantabria
Comentarios