El Estado dará a Cantabria 727.500 euros para el Espacio Nacional de Datos de Salud

El Ministerio para la Transformación Digital y la Función Pública ha acordado este viernes con las comunidades autónomas el reparto del presupuesto del Espacio Nacional de Datos de Salud (ENDS), conocido como Data Lake Sanitario, del que corresponden a Cantabria 727.4878 euros.

El reparto ha sido aprobado durante la Conferencia Sectorial de Transformación Digital que ha presidido el ministro José Luis Escrivá y que ha contado con la participación de la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Mayte Ledo. La región ha estado representada por el consejero de Industria, Eduardo Arasti.

El Espacio Nacional de Datos de Salud busca ser la plataforma de referencia para el análisis de datos que permitirá identificar y mejorar el diagnóstico de enfermedades, predecir situaciones de riesgo sanitario, y, en definitiva, mejorar la salud de los ciudadanos gracias a la información de los diferentes sistemas de información de salud y otros datos públicos relevantes.

La inversión en esta iniciativa es de 100 millones de euros que provienen del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y, más concretamente, de la inversión 6 del Componente 18: Renovación y ampliación de las capacidades del Sistema Nacional de Salud.

Esta inversión se destina a tres líneas de trabajo: la adquisición de infraestructura tecnológica para la construcción del Data Lake sanitario; trabajos de apoyo para la definición, desarrollo y despliegue de casos de uso; y preparación de los datos e incorporación de las comunidades autónomas al Data Lake sanitario.

El acuerdo adoptado entre el Ministerio y las comunidades autónomas tiene como objetivo, precisamente, esta última línea de trabajo.

Se trata de la aprobación del reparto de 28 millones de euros entre las CCAA, las ciudades autónomas y el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), para que puedan desarrollar los trabajos necesarios de preparación e interconexión de sus datos en el Espacio Nacional de Datos de la Salud.

En concreto, para tareas como: definición y desarrollo de casos de uso; análisis, limpieza y tratamiento de datos para la seguridad, privacidad y calidad; y trabajos para la conectividad e interoperabilidad; y coordinación y colaboración con los responsables del proyecto Reparto.

El reparto del presupuesto entre las comunidades es: Andalucía 3.798.383 euros; Aragón 1.016.605; Principado de Asturias 887.905; Islas Baleares 961.782; Canarias 1.348.443; Cantabria 727.487; Castilla y León 1.416.980; Castilla la Mancha 1.300.913; Cataluña 3.544.638; Comunidad Valenciana 2.506.193; Extremadura 906.084 Galicia 1.538.594 Comunidad de Madrid 3.140.881 País Vasco 1.354.974; La Rioja 625.153; Ceuta 266.975; Melilla 266.975 y el INGESA (Ceuta y Melilla) 533.474.

CRÍTICAS

En un comunicado, el Gobierno cántabro ha informado del voto favorable a este reparto, al igual que el resto de comunidades, pero se ha hecho eco de la "escasa participación" de las autonomías en el diseño de la estrategia de inteligencia artificial para este año y de que algunas medidas "no aportan nada nuevo" respecto a lo ya planificado en 2020, de ahí la "necesidad de presentar propuestas constructivas en aspectos que son mejorables", como la formación o la simplificación administrativa de la IA.

Y del reparto de fondos, la queja ha sido por la "la infrafinanciación" de las regiones, que han calificado de "escasa" la cantidad asignada para emprender el camino de la transformación digital, "que es sólo de 578,8 millones, un escaso 13,64%".

En este sentido, en la anterior Conferencia Sectorial, en la que por Cantabria participó el titular de Fomento, Roberto Media, la mayoría de las autonomías votaron en contra del nuevo reparto de fondos propuesto por el Estado, al considerarse "incapaces" de ejecutar las ayudas que, en caso de no concederse, tendrán que devolver con intereses.

Por eso, el Ejecutivo regional del PP pidió al Gobierno de España “más tiempo y más flexibilidad” así como una ampliación del plazo para poder repartir los fondos europeos en el ámbito de la conectividad digital que tienen que estar ejecutados antes del 31 de diciembre de 2024.