martes. 29.11.2022

Los juzgados y tribunales de Cantabria recibieron durante el segundo trimestre de este año 21.631 asuntos nuevos, lo que representa un incremento del 4,3 por ciento respecto al mismo periodo de 2021 y sitúa la tasa de litigiosidad en 37,01 pleitos por cada mil habitantes, superior a la media nacional, que fue de 35,58.

Los procedimientos resueltos en este periodo fueron 21.311, lo que supone una disminución del 3,5 por ciento respecto a los de 2021, situándose la tasa de resolución en 0,99, lo que significa que se dio salida a un número de asuntos similar al de los ingresados.

Así se desprende del Informe sobre la situación de los órganos judiciales que trimestralmente elabora el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial y que se ha dado a conocer este lunes con datos correspondientes al segundo trimestre de 2022.

Además, se ha publicado el informe Indicadores Clave, donde se analizan diversos indicadores que permiten apreciar la calidad de la Justicia en la comunidad.

Según el mismo, la duración media de los asuntos en primera instancia en los órganos de Cantabria es de 4,9 meses, frente a 5,7 en el conjunto del país; y en segunda instancia, de 7,5 meses, mientras que la media nacional está en 6,3 meses.

Por otro lado, cada miembro de la carrera judicial en Cantabria recibió una media de 280,92 asuntos y dictó una media de 86,30 sentencias, frente a 310,8 asuntos y 85,9 sentencias a nivel nacional.

De las sentencias que fueron recurridas en apelación, se confirmaron en Cantabria el 73,2 por ciento (71,7% a nivel nacional), mientras que de las sentencias de órganos cántabros que se elevaron al Tribunal Supremo en casación, se confirmaron el 91,7 por ciento, el mismo porcentaje que en el conjunto del país.

De acuerdo con estos datos, de los más de 21.600 asuntos ingresados entre el 1 de abril y el 30 de junio en los juzgados y tribunales de Cantabria, el 46,82 por ciento eran civiles (10.128); el 42,6 por ciento, penales (9.215); el 7,98 por ciento, laborales (1.727), y el 2,59 por ciento, contencioso-administrativos (561).

Los 21.311 asuntos resueltos representan el 99 por ciento de los asuntos ingresados. La tasa nacional fue de 1,0, esto es, se resolvió un número igual a la entrada.

A la cabeza en tasa de resolución se encuentra Madrid, con 1,04, seguida de País Vasco y Andalucía, con 1,03, mientras Castilla-La Mancha, Murcia y Navarra, con una tasa de 0,98, son las que tienen la tasa más baja.

Por otro lado, a 30 de junio se seguían tramitando 33.296 asuntos, lo que suponen un incremento del 11,4 por ciento respecto a un año antes. No obstante, la tasa de pendencia (los asuntos que permanecen en trámite al final del periodo con los que ya salieron del juzgado), sigue estando en Cantabria por debajo de la media: 1,56 frente a 1,83.

Las comunidades con menor pendencia son Navarra (1,17), Asturias (1,19) y Aragón (1,21). En el lado opuesto, Castilla-La Mancha se sitúa a la cabeza en número de asuntos en trámite, con una tasa de 2,60, seguida de Murcia (2,31) y Madrid (1,96).

La tasa de congestión, al igual que la de pendencia, arroja cifras que colocan a Cantabria por debajo de la media del país. Así, al poner en relación el total de asuntos por resolver -los que ya estaban en el juzgado al comienzo del trimestre y los nuevos que entraron en el periodo- con los que se resuelven, esta tasa se sitúa en 2,56, frente a una media nacional de 2,82.

Nuevamente, Navarra es la comunidad autónoma con sus juzgados menos congestionados (2,17), seguida de Asturias (2,19) y Aragón (2,20). A la cabeza en regiones con mayor congestión figuran Castilla-La Mancha (3,61), Murcia (3,31) y Madrid (2,93).

La entrada de asuntos en los juzgados de Cantabria creció un 4,3% en el segundo trimestre
Comentarios