lunes 29/11/21

La Fiscalía ha solicitado una pena de seis años de cárcel a un hombre por un delito de agresión sexual, ya que está acusado de agredir sexualmente a una mujer cuando ambos se encontraban en la vivienda de ella, donde habían quedado a ver una película.

El juicio se celebrará este próximo miércoles, 27 de octubre, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, ha informado el Tribunal Superior de Justicia.

Según el escrito del ministerio público, el acusado y la mujer, que se conocían porque los dos pertenecían a una asociación, habían quedado para charlar en casa de ella.

En un primer momento, "mantuvieron un juego erótico de tocamientos mutuos, consentidos por ambas partes, que abandonaron voluntariamente, porque el varón volvió a cenar a su domicilio".

Sin embargo, se intercambiaron mensajes telefónicos y él se desplazó nuevamente a la vivienda de ella, "en principio con la intención consensuada de ver una película".

Cuando ambos se encontraban en el dormitorio viendo algo en el ordenador, él "intentó ejecutar tocamientos sexuales a la joven, que esta rechazó contundentemente, manifestándole con claridad su negativa a mantener ningún tipo de contacto sexual".

A continuación, "ella se adormeció por el cansancio y lo avanzado de la hora", y el acusado, que previamente "se había desnudado y se encontraba muy próximo, le tocó la vagina y le exhibió su miembro viril, obligándola a que se lo introdujera por dos ocasiones en su boca".

Posteriormente la penetró a pesar de las "constantes súplicas" de la víctima, que le pedía que parase porque ella "no quería la realización del acto".

A juicio del fiscal, los hechos constituyen un delito de agresión sexual merecedor de una condena de seis años de prisión y una indemnización a la mujer de 20.000 euros por los daños morales ocasionados.

DOS AÑOS POR TOCAMIENTOS A SU SOBRINA :30 horas Sección Primera Audiencia Provincial de Cantabria Procedimiento Abreviado 48/2021 Abuso sexual a menores Acusado de realizar tocamientos a su sobrina, desde que ella tenía cinco años y hasta los ocho, cuando ésta acudía al domicilio de su abuela, que también era el del acusado.

Según la fiscalía, cuando la niña tenía cinco años se lo dijo a su madre, ésta se lo comunicó al padre, pero él no dio crédito a los hechos.

Más adelante, cuando tenía siete años, se ofreció a un primo suyo a realizarle un masaje en el pene, señalando que así se lo hacía a su tío; y en 2 otra ocasión le dijo a su madrina que con el tío jugaba a hacerse cosquillas por los pechos y por la zona genital.

El ministerio público califica los hechos como un delito continuado de abusos sexuales a menores, con las circunstancias atenuantes de reparación del daño -ha abonado 3.000 euros- y confesión tardía -ha reconocido los hechos-, y solicita una condena de dos años de prisión, prohibición de comunicación y acercamiento a la menor durante doce años e imposición de una medida de libertad vigilada de otros cinco años.

Se enfrenta a seis años por violar a una joven con la que había quedado a ver una película
Comentarios