jueves. 30.06.2022

Las empresas de transporte de Cantabria necesitan, al menos, más de 200 conductores, ya que hay incluso algunas que tienen "camiones parados por no disponer de camioneros".

La cifra se desprende de la respuesta de más de medio centenar de empresarios transportistas de AETRAC CETM al sondeo realizado entre sus asociados (135), aunque en toda la región hay unas 700 empresas en total en el sector, que suman más de 6.000 trabajadores.

La falta de conductores -cerca de 15.000 en todo el país- es uno de los principales problemas de esta actividad, según han indicado este viernes el secretario general de la Agrupación Empresarial de Transporte de Cantabria, Gerardo Pontón, y el presidente de AETRAC, Andrés Ramón Tárano, en una rueda de prensa convocada por la celebración de la 45ª asamblea anual.

En la comparecencia ante los medios y en la reunión --que vuelve a ser presencial después de haberse celebrado de forma telemática dos años por el coronavirus-- se han referido a la necesidad de hacer "más atractivo" este empleo, que cuenta con un convenio colectivo que está "por encima" de la media desde el punto de vista salarial.

Y, también, han informado de la memoria económica y de actividades del año pasado, así como logros conseguidos, caso de los acuerdos "históricos" alcanzados en diciembre con el Ministerio de Transportes tras un paro de tres días, entre los que han destacado el mecanismo de repercusión del encarecimiento del combustible.

No obstante, aunque ahora "la pelota está en el tejado del sector" -como ha expresado Pontón-, sí les preocupa la subida de lubricantes y carburantes y no les "da igual" el precio al que estén, aunque han insistido en la posibilidad de que empresas y transportistas repercutan dicho aumento.

Esa escalada fue, precisamente, lo que llevó a la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte a convocar un paro de protesta en marzo, secundado por ASEMTRASAN, la Asociación de Empresarios del Transporte en Cantabria, donde el cese de actividad conllevó pérdidas de entre 15 y 18 millones de euros a los transportistas.

Sus representantes reconocen el "impacto visual" y la "repercusión mediática" de la huelga, pero destacan que no se produjo "desabastecimiento" -salvo en momentos "puntuales", aunque sí hubo "paralización" de actividad y miedo"-. Con todo ello, hacen un balance "negativo": creen que fue "un absoluto fracaso" para los convocantes, que en 17 días "solo" consiguieron "una reunión de una hora".

En este punto, consideran que se dio la "tormenta perfecta", pues las medidas del pacto alcanzado a finales de 2021 no se conocieron hasta marzo, cuando se publicaron en el Boletín Oficial del Estado, aunque reconocen en cualquier caso que el "conflicto" favoreció el desarrollo del acuerdo.

A preguntas de la prensa sobre el hecho de que cuando se convocó el paro el precio del gasóleo estaba en torno a 1,5 euros el litro y en la actualidad se sitúa sobre los 2 euros mientras los transportistas siguen trabajando, los representantes de AETRAC han aludido entre otras cosas a la posibilidad de repercutir los incrementos, pero sin descartar la posibilidad de que haya otro paro.

OTROS ACUERDOS

En este punto, se han referido también al compromiso del departamento que dirige Raquel Sánchez de presentar a finales del próximo mes de julio un borrador de ley similar a la de la Cadena Alimentaria, para evitar trabajar por debajo de los costes de producción.

Sin embargo, en AETRAC son "bastante escépticos" ante el hecho de que una norma pueda regular una cuestión "de calado" como esta. "Dudamos mucho de que esa ley pueda arreglar el problema", ha expresado el secretario de la asociación cántabra.

Y de los demás logros conseguidos, ha subrayado también la prohibición de que los conductores tengan que realizar operaciones de carga y descarga tras el transporte, norma que entrará en vigor a partir del próximo mes de septiembre y que contempla sanciones de hasta 6.000 euros si se incumple. Además, el tiempo de esas operaciones se reduce de dos a una hora.

En otro orden de cosas, se han referido a aspectos como el mantenimiento de la red de carreteras y que algunas comunidades autónomas plantean que se sufrague con peajes a los transportistas, partidarios en cambio de que en ese supuesto los abonen "todos los usuarios de la vía, no solo los camioneros".

DATOS ECONÓMICOS DEL SECTOR

Por lo demás, los representantes de AETRAC han ofrecido datos económicos del sector, que a nivel nacional facturó el año pasado un 7% más que el anterior, incremento que en Cantabria fue del 7,6%, hasta alcanzar los 417 millones.

También creció el transporte de mercancías, un 10% en España y algo menos -9,75%- en la región, donde se movieron 35 millones de toneladas, con un 2,5% más de kilómetros recorridos -4,5% más en todo el país-.

Y mientras los costes se incrementaron -un 4% para las furgonetas y un 9,5% para los trailers-, los precios solo subieron un 2,5%, con lo que la desviación entre ambos en los últimos años alcanza ya "casi 23 puntos". Una situación que "se agrava cada vez más" y que tiene "mucho que ver" con la subida de los precios de los carburantes, han admitido.

Finalmente, tras indicar que las matriculaciones en el sector aumentaron un 8%, los portavoces de AETRAC han señalado que cada vez hay menos empresas en el sector, pero con más vehículos.

Los empresas de transporte de Cantabria necesitan al menos 200 conductores
Comentarios