jueves. 29.09.2022

El Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (IBBTEC)también se ha visto obligado estos días a abandonar su actividad investigadora, basada principalmente en actividad experimental, aunque desde el comienzo de la crisis del coronavirus se ha puesto a disposición de la Consejería de Sanidad.

En primer lugar, el instituto --de titularidad compartida entre la Universidad de Cantabria (UC), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Gobierno de Cantabria a través de la Sociedad para el Desarrollo de Cantabria (SODERCAN)--aportó todo el material de protección con el que contaba a Sanidad.

En concreto, 36.000 guantes, 1.300 mascarillas, 25 monos protectores, 1.500 manguitos y 60 batas desechables que se enviaron a la Consejería, según ha informado la UC en un comunicado.

Por otro lado, el personal se presentó voluntario para colaborar en lo que "sabe hacer", como análisis y determinaciones biológicas, según ha señalado el director del centro, Piero Crespo.

Así, se han hecho tres grupos con 20 personas entre investigadores predoctorales, postdoctorales, personal de plantilla y técnicos, expertos todos en la técnica de PCR, que es la que se utiliza para hacer las determinaciones de coronavirus".

Cuatro de ellas se han integrado ya en el laboratorio para análisis de coronavirus que se ha desarrollado en el Instituto de Investigación de Valdecilla (IDIVAL), al que también se han trasladado dos máquinas de PCR del IBBTEC, "para reforzar el potencial analítico".

En paralelo, en el IBBTEC se preparan tubos para la toma de muestras. "Ya hemos enviado 7.000 tubos y preparamos 1.500 tubos al día", ha explicado Crespo, que ha destacado también la labor de esterilización de las mascarillas que se confeccionan en Textil Santanderina.

En concreto, han esterilizado 12.000 máscaras que, a través del ICASS, se distribuyen, por ejemplo, a residencias de mayores. "En estos momentos, tenemos una cadencia de 4.500 mascarillas al día que vamos a seguir esterilizando mientras sea necesario", ha indicado.

TRABAJO DESDE CASA

Asimismo, ha dicho que toda la actividad investigadora del instituto ha tenido que cesar, "ya que esto supone un tremendo contratiempo para los investigadores, que lo llevan con la resignación y la disciplina que estos momentos requieren".

Así, ahora el trabajo desde casa de los investigadores del IBBTEC se centra estos días en trabajo bibliográfico, en escribir las tesis o publicaciones pendientes.

Para el director del IBBTEC, "esta crisis debería enseñarnos" la necesidad de invertir en ciencia y de tener un tejido científico "lo suficientemente potente".

"Va a ser la ciencia la que nos va a desvelar los entresijos del coronavirus para poder atacarlo de una manera efectiva y poder producir una vacuna efectiva en el corto-medio plazo".

"Ahora es el coronavirus, pero mañana no sabemos qué va a ser", ha añadido Crespo, insistiendo en que el tejido científico tiene que estar "lo suficientemente preparado para dar una respuesta rápida".

Recuerda que puedes suscribirte a nuestro Boletín de Noticias de forma totalmente gratuita haciendo clic aquí: https://www.ifomo.es/user/register?target=newsletter

El IBBTEC cesa su actividad investigadora pero colabora con Sanidad
Comentarios