lunes. 28.11.2022

Un total de 16 colectivos vecinales, ecologistas y de protección del patrimonio se han unido ante la declaración de impacto ambiental favorable del Ministerio para la Transición Ecológica para el proyecto del parque eólico El Escudo, de 151,2 MW, en los municipios cántabros de Campoo de Yuso, Luena, San Miguel de Aguayo y Molledo.

El parque, promovido por Biocantaber, S.L., se instalará en la Sierra del Escudo con una inversión de 114 millones de euros, generará 151,2 megavatios (MW) y contará con 36 aerogeneradores.

Ante esa resolución positiva, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), los citados colectivos han anunciado hoy que pretenden coordinar "una respuesta conjunta de toda la población" y han exigido al Gobierno de Cantabria que haga públicos sus informes sobre el estudio de impacto ambiental del parque.

Los colectivos, "preocupados por la defensa del territorio y un futuro sostenible" de la comunidad, solicitan también "transparencia" en las tramitaciones y reclaman de nuevo que el Gobierno de Cantabria imponga una moratoria hasta que sea aprobado el Plan Regional de Ordenación Territorial de Cantabria (PROT) que fije las directrices para la ordenación del territorio, definiendo el modelo territorial de la comunidad autónoma de forma global y con vistas al futuro y disponga de un Estudio Ambiental Estratégico elaborado.

Algunos de los colectivos están estudiando posibles respuestas legales, además de tratar de coordinar "una respuesta popular ante la primera gran amenaza sobre la Cordillera Cantábrica en territorio cántabro".

En su escrito dirigido al Gobierno de Cantabria, denuncian que no está cumpliendo con Ley de Transparencia de la Actividad Pública y tampoco ha dado respuesta a la solicitud de moratoria presentada por más de 20 colectivos y organizaciones de Cantabria.

Una moratoria que, en su opinión, resulta "imprescindible" hasta la aprobación definitiva del Plan Regional de Ordenación del Territorio (PROT) y una Evaluación Ambiental Estratégica que tenga en cuenta las premisas para la instalación de parques eólicos en Cantabria.

Los colectivos argumentan que, según la Ley de Evaluación Ambiental, la implantación de polígonos eólicos debe someterse a Evaluación Ambiental Estratégica y se debe evitar la tramitación fragmentada en proyectos individuales.

"Es necesaria una visión global de cómo gestionar la implantación y el desarrollo de la producción de energía renovable en la comunidad y tener en cuenta el efecto acumulativo y sinérgico de la instalación de numerosas decenas de aerogeneradores, líneas eléctricas y subestaciones eléctricas", han precisado.

Además, argumentan que la Zona de Especial Conservación (ZEC) Sierra del Escudo incluye un conjunto de brezales húmedos con gran cantidad de pequeñas turberas (protegidas por ley), desarrollados sobre la línea de cumbres existente entre los ríos Pas y Besaya, que constituyen "un conjunto ecosistémico único, con un alto valor ecológico", al que el proyecto afecta directa e indirectamente.

Igualmente defienden que las cumbres de estas montañas "no deberían ser objeto prioritario de implantación de industrias eléctricas simplemente porque allí sople mucho viento".

Asimismo, la Sierra del Escudo forma parte del corredor ecológico que vertebra el territorio de la Cordillera Cantábrica y el proyecto "supone un grave riesgo para la conectividad del corredor entre las zonas este, de los collados del Asón y la oeste del Saja-Besaya y Liébana y una gran afección para la avifauna". Igualmente, la Sierra del Escudo conecta la zona ZEPA del pantano del Ebro con la costa del cantábrico, camino natural de emigración para las aves desde los humedales de la bahía de Santander y las marismas de Santoña.

Por otra parte, la Sierra del Escudo contiene "el más extenso escenario" de las Guerras Cántabras, con el campamento de El Cincho (declarado Bien de Interés Cultural), así como las excavaciones e investigaciones arqueológicas de Peralta Labrador en Cildá, El Cantón y la Espina del Gallego.

"La puesta en marcha de proyectos eólicos en la Sierra del Escudo, dadas las obras e infraestructuras requeridas, constituyen un gran atentado contra el patrimonio histórico y arqueológico de la nuestra comunidad", sostienen.

Finalmente, argumentan que los polígonos eólicos previstos en Cantabria "no tienen como objetivo la soberanía energética de la comunidad" sino que son "acciones especulativas con carácter extractivista".

"Si se llevaran a cabo tal y como están previstos, nuestros pueblos acabarían por desaparecer, sufriendo una vez más la peor parte de una transición industrial impuesta".

Los colectivos firmantes son la Asociación Cántabra para la Defensa del Patrimonio Subterráneo, Asociación Cultural La Libre, Asociación Cultural La Vorágine, Asociación Cultural Octubre, Asociación naturalista MUR, Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA) y Asociación para la Transformación Rural Asonautas.

También, Cantabria No Se Vende (CNSV), Grupo Alceda, Madres por el Clima Cantabria (MxClima), Red Cambera, Sel del Pas y Unión de Ganaderos y Agricultores Montañeses (UGAM-COAG).

Y las plataformas para la Defensa de la Cordillera Cantábrica (PDCC), para la Defensa de los Valles Pasiegos (PDVP) y Sur de Cantabria y Montaña Palentina.

Colectivos vecinales, ecologistas y de patrimonio se unen frente al parque eólico de El...
Comentarios