sábado. 26.11.2022

El Consejo Rector del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), dependiente de la Consejería de Desarrollo Rural, ha aprobado este martes el presupuesto de este organismo autónomo para el año 2023, que asciende a cerca de 3 millones, en concreto 2.972.071 euros, lo que supone 54.502 euros más sobre las cuentas del ejercicio anterior.

La reunión ha estado presidida por el también consejero de Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, y se ha celebrado en la sede del CIMA, en Torrelavega, ha informado el Gobierno.

Además de abordar las cuentas para el próximo ejercicio, se han presentado los retos prioritarios que se asumirán con la citada cuantía.

Blanco ha puesto en valor el aumento del presupuesto para el CIMA, el último de esta legislatura, y tras recordar que en 2019 se unificaron por primera vez en Cantabria las competencias sobre el sector primario en la misma Consejería, ha destacado el trabajo realizado desde entonces para "reorientar y optimizar" el trabajo del CIMA.

El objetivo ha sido, según ha dicho, constituir una herramienta "útil y eficaz" hasta convertirse en un organismo "indispensable para la mejora del medio ambiente promoviendo la sostenibilidad del presente y el futuro de Cantabria".

Blanco ha opinado que la labor de organismos como el CIMA es "si cabe más relevante aún en la actual coyuntura de emergencia climática en la que nos encontramos inmersos", al considerar como "fundamentales" las aportaciones que se hagan a este reto global desde los campos de la investigación ambiental y la concienciación ciudadana.

En la reunión también han participado el vicepresidente de la entidad y director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio; su secretario y director del CIMA, Agustín Ibáñez; así como representantes de las diferentes instituciones que conforman el Consejo Rector del CIMA.

PRINCIPALES LÍNEAS DE ACTUACIÓN

Dentro de los principales retos marcados, destaca el mantenimiento y modernización de la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire de Cantabria, por lo que se continuará impulsando el proceso de mejora de los recursos y equipamientos de la Red, fundamentalmente sus equipos informáticos y paneles informativos vinculados a las 11 estaciones de medición y a la unidad móvil que se ha acondicionado recientemente.

Además, se está trabajando en la adaptación de los procedimientos establecidos en la comunidad autónoma al nuevo Plan Marco de Acción a Corto Plazo en caso de episodios de contaminación del aire por partículas en suspensión, dióxido de nitrógeno, ozono y dióxido de azufre.

En este proceso el CIMA tiene un papel fundamental de liderazgo y coordinación en colaboración con la Dirección General de Medio Ambiente y también con las de Interior y Salud Pública, además de con ayuntamientos y los diferentes organismos estatales de estas competencias.

Igualmente, se tiene en cuenta el objetivo del impulso y optimización del laboratorio del CIMA, al que se le dotará de nuevos componentes y elementos, así como la adquisición de nuevo instrumental para el laboratorio.

De este modo, se seguirá trabajando para mantener la acreditación como laboratorio de ensayo en el sector medioambiental por parte de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

Y en 2023 se optimizarán los servicios de análisis de aguas, residuos, suelos, sedimentos y fangos a entidades con el fin de identificar y alertar sobre aquellos riesgos o malas prácticas que afectan de forma negativa al medio ambiente. Cada año, el CIMA tramita cerca de 2.500 muestras y 25.000 ensayos entre las mediciones periódicas programadas y otras puntuales.

SUBVENCIONES Y CONVENIO

Por otro lado, destacan las subvenciones nominativas y convenios dirigidas a organizaciones medioambientales cuyos proyectos encajan con los objetivos del CIMA para apoyar la realización de estudios vinculados a la investigación medioambiental y participar en convenios con otros organismos, como el que se lleva a cabo cada temporada con el Observatorio Astronómico de Cantabria.

En 2023 se seguirá impulsando el Plan Formativo anual del CEDREAC, con cursos de temática ambiental así como conferencias y jornadas; y se incrementarán los recursos de su biblioteca pública especializada en temática ambiental, que actualmente cuenta con 9.000 recursos entre libros, revistas, juegos, películas, documentales, y recursos especiales como los juegos de escape temáticos.

También se seguirá impulsando el programa de voluntariado y educación ambiental PROVOCA, que se tratará de mejorar y ampliar en 2023, en el que actualmente colaboran cerca de 15 entidades medioambientales cántabras; y se culminará la elaboración participativa de una nueva Estrategia Cántabra de Educación Ambiental, en colaboración con la Consejería de Educación y Formación Profesional.

Finalmente, durante el próximo año se continuarán "revitalizando" órganos de participación pública como la Red Local de Sostenibilidad de Cantabria, así como la dinamización del Consejo Asesor de Cambio Climático y Medio Ambiente, que celebrará una nueva sesión el próximo mes de noviembre.

También se seguirá participando en proyectos nacionales y europeos que atraen financiación externa a la región, como las iniciativas LIFE3E y Interreg BIOMIC, entre otras que actualmente se están preparando.

El CIMA aprueba su presupuesto para 2023 por cerca de 3 millones de euros
Comentarios