lunes 6/12/21

Las carreteras de Cantabria han recuperado este verano los niveles de movilidad prepandemia, ya que la comunidad autónoma no solo ha recuperado el tráfico habitual en la época estival, sino que se ha incrementado un 2,81% respecto a 2019, y además se ha registrado el primer mes de agosto sin fallecidos desde el año 2014.

Los desplazamientos de largo recorrido en las carreteras de Cantabria se han incrementado este verano un 10,76 por ciento respecto a 2020 y, desde el 1 de julio al 31 de agosto, han fallecido tres personas en accidentes de tráfico en la comunidad, todos ellos motoristas.

Así lo ha indicado este viernes la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, en la presentación del balance de tráfico del verano, acompañada por el jefe provincial de Tráfico de Cantabria, José Miguel Tolosa, y el comandante jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria, Rubén Flores.

En el acto también han estado el director del Centro de Gestión de Tráfico del Noroeste-Cantábrico, con sede en Coruña, Ramiro Martínez, y el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Cantabria, Fernando Hernández Alastuey.

La presentación del balance ha tenido lugar en la helisuperficie ubicada en el área de servicio de Gornazo, en la A-67, dirección Santander, donde ha aterrizado el helicóptero Pegasus de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Quiñones ha señalado que este verano "se ha recuperado la normalidad en las carreteras cántabras frente a lo atípico que fue el anterior" y, "aunque seguimos conviviendo con el COVID-19, los grandes avances en la vacunación y las menores restricciones sanitarias y, por supuesto, de movilidad, ha hecho que muchísimas personas se hayan desplazado a nuestra comunidad a disfrutar de sus atractivos".

La delegada ha señalado que Cantabria ha registrado "muchísimo movimiento" tal y como reflejan los datos de desplazamientos. Así, en julio, la movilidad se incrementó un 5% respecto a 2020 y un 2,9% respecto a 2019 cuando no había Covid. En agosto, los incrementos fueron de 16,5% respecto al mismo mes de 2020 y del 2,7% en comparación con 2019.

Quiñones ha indicado que este aumento del tráfico ha hecho que hayan vuelto las retenciones de otros años en las principales vías de acceso a Cantabria, sobre todo en la zona oriental de la A-8, en el límite con el País Vasco, y en el entronque entre la A-8 y la A-67, en las proximidades de Torrelavega.

Además, también se han registrado retenciones en carreteras de acceso a poblaciones y zonas turísticas, especialmente en San Vicente de la Barquera, Noja o Comillas.

TRES MOTORISTAS FALLECIDOS EN CANTABRIA

En cuanto a la siniestralidad, todos los accidentes en los que murieron tres motoristas en julio tuvieron lugar en vías interurbanas, igual que en lo que va de año: Cantabria ha registrado hasta el 31 de agosto 7 fallecidos y todos en vías interurbanas.

A lo largo del verano, se han producido 511 accidentes de tráfico en las carreteras cántabras, un dato similar al de años anteriores (583 en 2020 y 588 en 2019) si bien el número de fallecidos es muy inferior ya que en 2020 fallecieron 7 personas entre julio y agosto.

Además de las víctimas mortales, en los accidentes acontecidos este verano 254 personas resultaron heridas, y 23 de ellas requirieron de hospitalización.

MÁS DE 240 PERSONAS EN EL OPERATIVO

Por su parte, el jefe provincial de Tráfico ha indicado que más de 240 personas han formado parte del operativo de verano de la Dirección General de Tráfico (DGT) en Cantabria, con más de 180 agentes y otras 60 personas entre funcionarios y personal técnico, a quienes ha agradecido el trabajo desarrollado en estos meses.

En cuanto a los medios técnicos, en Cantabria se cuenta con 16 puntos de control de velocidad, tres cámaras de control de cinturón y móvil, una furgoneta camuflada, un dron para las actividades de regulación y ordenación y un helicóptero con medio técnico para detectar las infracciones, ha detallado.

Además, a lo largo del verano, Cantabria ha contado con el apoyo del helicóptero Pegasus de la DGT, que ha sobrevolado las carreteras en dos periodos, uno en julio y otro en agosto, para vigilar la A-8; N-634; A-67; N-623; N-611; N-629; N-621; S-10; S-20; S-30 y con especial atención a las zonas de riesgo para motoristas.

Igualmente, el fin de semana del 24 y 25 de julio se contó con la presencia de la Unidad de Medios Aéreos de la DGT que realizó distintos vuelos de vigilancia mediante drones en la Comunidad.

De hecho, desde el Pegasus se han realizado 115 denuncias, 99 por exceso de velocidad y 16 por otras infracciones como no guardar la distancia de seguridad, el uso del teléfono móvil al volante o saltarse una señal de stop, entre otras.

Desde este mismo verano, ha comenzado a sobrevolar en territorio cántabro un nuevo dron de la DGT con base permanente en la comunidad y que, operado por agentes especializados de Tráfico de la Guardia Civil, realiza de forma habitual misiones de vigilancia en aquellas carreteras que pueden presentar una mayor peligrosidad.

Este aparato, que también se ha presentado en el acto, está dotado de medios de grabación que permiten la denuncia de aquellas infracciones registradas y que son notificadas a los infractores desde patrullas de apoyo en tierra.

OPERACIONES ESPECIALES Y CAMPAÑAS

Además de las cuatro operaciones especiales de salida y regreso del verano, en julio y agosto la DGT también puso en marcha tres campañas, una de control y vigilancia de la velocidad, otra de control y vigilancia de motocicletas y una más de control de alcohol y drogas.

En la primera, se establecieron 57 puntos de control velocidad y se controlaron 16.201 vehículos. Del total, 551 conductores fueron denunciados por exceso de velocidad, el 3,4%.

A esta campaña, invitados por la DGT, se sumaron los ayuntamientos de Santander y Santa Cruz de Bezana, cuyos policías locales establecieron también controles de velocidad, controlando un total de 1.034 vehículos, siendo denunciados 17.

En la campaña de control y vigilancia de motocicletas, los agentes de la Guardia Civil controlaron 319 motocicletas y denunciaron a 14 motoristas, el 4,3%.

En la de control sobre alcohol y drogas, se controló a un total de 2.918 conductores, de los que 34 fueron denunciados por superar la tasa de alcohol y otros 29 por drogas. Los municipios más importantes de la comunidad también se adhirieron a esta campaña.

Cantabria supera los niveles de movilidad prepandemia y registra el primer agosto sin...
Comentarios