domingo. 03.07.2022

Cantabria quiere incrementar el próximo año la compra pública eficiente de medicamentos

El consejero de Sanidad cree que eficiencia, innovación y sostenibilidad son los grandes retos de los servicios de salud en materia de farmacia

Cantabria se marca como uno de los objetivos en materia de sanidad para el próximo año sistematizar los procedimientos de compra centralizada, agregada o europea de medicamentos, agilizar las tramitaciones y aumentar el porcentaje de esta compra pública eficiente y los Acuerdos de Riesgo Compartido.

Así lo ha avanzado este miércoles el consejero de Sanidad, Raúl Pesquera, en la inauguración del encuentro sobre 'Gestión innovadora: Por una prestación Farmacéutica eficaz y sostenible' que, organizado por la Fundación Bamberg en colaboración con la Biofarmaceutica UCB, aborda hoy en el Palacio de la Magdalena las prestaciones farmacéuticas desarrolladas en comunidades del norte de España, como son Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja y Aragón, haciendo especial hincapié en su eficacia y sostenibilidad.

En su intervención, el consejero ha señalado la innovación, la eficiencia y la sostenibilidad como los grandes retos a los que ahora mismo se enfrentan los servicios de salud en cuanto a farmacia, tres objetivos que, según Pesquera, se deben complementar con la calidad y la equidad en el acceso a la prestación.

Por eso, ha opinado que se debe de apostar por modernizar la prestación farmacéutica e innovar en los procesos de gestión porque, según ha apuntado, la farmacia es un "elemento clave en la eficiencia y en la calidad global del propio sistema de salud".

El titular de Sanidad ha puesto en valor el "sólido" sistema investigador, con colaboración público-privado con el que cuenta Cantabria, lo que, según ha dicho, garantiza la innovación en farmacia.

Ha señalado que en Cantabria hay implantados "sólidos sistemas de información que sustentan una terapia de vanguardia y una gestión farmacéutica innovadora".

Además, Pesquera ha explicado que, en este caso, en Cantabria, eficiencia y sostenibilidad "van de la mano", garantizando el acceso del ciudadano a los fármacos prescritos por los facultativos y cumplimento estrictamente el mandato legislativo que conmina a "proporcionar el medicamento más adecuado, a la dosis concreta, durante el tiempo necesario y al menor coste posible para el paciente y la comunidad".

En relación a este tema, el consejero ha expuesto que actualmente el crecimiento del gasto en medicamentos se debe, sobre todo, a los últimos tratamientos en oncohematología, terapias avanzadas, tratamientos biológicos o los fármacos para las enfermedades inmunitarias y raras, cuyo impacto presupuestario es, según ha reconocido, otro de los retos que hay que afrontar.

Además, ha apelado a la calidad y la equidad como "variables" también esenciales en la ecuación de los retos que la prestación farmacéutica tiene que asumira y ha abogado por un uso "adecuado y racional" de medicamentos y productos sanitarios y por realizar un "diagnóstico de calidad", que proporcione al paciente el "mejor medicamento" en cada momento de la enfermedad.

Pesquera ha afirmado también que la eficiencia es esencial, pero sin olvidar que la prescripción y el acceso a los medicamentos debe ser "ágil y equitativa", un binomio en el que --ha dicho-- "hay que seguir trabajando".

Junto al consejero, han intervenido en la inauguración de la jornada el presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, y el director de acceso a mercado de UCB Iberia, Angelino Ruiz.

RETOS EN LA GESTIÓN DE LA ASISTENCIA SANITARIA

Tras sus palabras, la jornada ha comenzado con la participación de los directores gerentes de los servicios de salud de las distintas comunidades autónomas, quienes han debatido sobre los retos actuales y los logros en la gestión de la asistencia sanitaria.

En este sentido, el gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Rafael Sotoca, ha advertido de que la pandemia del Covid está solo "parcialmente superada" porque, aunque hay un "cierto control desde el punto de vista epidemiológico y en el impacto asistencial, aún hay que hacer frente ahora a las consecuencias, tanto las que tienen que ver con la afección que ésta ha tenido en la salud de la población como en cuestiones que afectan a los profesionales, como es el "cansancio" que les ha provocado y los cambios en materia de organización que ha conllevado.

"Los profesionales han estado sometidos a un experimento en vida real como es una modificación de la oferta como nunca antes habíamos visto. Nunca antes se habían puesto en marcha cambios tan importantes, que han condicionado de una manera tan clara la forma de trabajar y creo que uno de los primeros retos que tenemos que plantear es el análisis de las lecciones aprendidas. Creo que no debemos dar por cerrado el episodio sin ver qué tenemos que aprovechar, qué tenemos que llevarnos", ha opinado.

Entre aquello que se debe conservar en el SCS tras la pandemia es la "versatilidad; la capacidad de aprendizaje y formación en tiempo récord, y la de transformar los sistemas de información y datos de una manera vertiginosa". "Cosas o cambios que dos días antes era imposible hacer o plantear, nuestras organizaciones fueron capaces de ejecutarlos en días", ha destacado. A su juicio, eso tipo de aprendizajes durante la pandemia son "claves" para la "supervivencia" y "sostenibilidad" del sistema sanitario.

A juicio de Sotoca, España y Cantabria cuentan con un modelo sanitario "de éxito" y considera que su sostenibilidad debe venir garantizada no solo por la toma de "buenas decisiones en eficiencia", sino también por que "los ciudadanos tengan claro que la aportación vía impuestos que hacen es valiosa y les reporta y tendrá que aumentar quizá si eso les sigue reportando valor", un mensaje que cree que hay que trasladar a la sociedad.

También ha defendido que, dado que en materia sanitaria hay algunos problemas "comunes" en toda España, "no se debe abandonar la coordinación con el Ministerio", tanto a nivel de datos como de políticas o evaluacion de las decisiones.

Su homóloga asturiana, María Concepción Saavedra, ha coincidido con Sotoca en que la pandemia, que ha supuesto una "prueba de estrés" para los servicios de salud, ha demostrado que hay un modelo sanitario "de éxito", que, sin embargo, tiene retos que hay que afrontar.

Potenciar y defender el modelo de sistema público y hacerlo sostenible con un uso "racional" de recursos; la coordinación socio-sanitaria; llevar a cabo "buenas políticas de recursos humanos", teniendo la atención en las zonas rurales; potenciar la salud mental, incorporar la tecnología o "humanizar" el sistema de salud son algunos de los retos que se ha marcado para su comunidad.

La sostenibilidad del sistema, la innovación, atraer y mantener el talento y una Atención Primaria que fomente la prevención son algunos de los retos citados por el director gerente del Servicio Riojano de Salud, Alberto Lafuente.

Y el de Aragón, José María Arnal ha señalado como el "gran reto" en su comunidad afrontar el "déficit" de profesionales" sanitarios que hay, entre otros aspectos.

A continuación, los responsables de la prestación farmacéutica de esas mismas regiones han abordado las políticas de acceso y la sostenibilidad de las prestaciones farmacéuticas. Así, entre los temas de debate han aflorado el acceso temprano a los medicamentos y biomarcadores, la equidad en el acceso, la financiación y los procesos de digitalización, así como la medición de resultados en salud.

Cantabria quiere incrementar el próximo año la compra pública eficiente de medicamentos
Comentarios