miércoles. 05.10.2022

Cantabria ha cerrado este verano con dos fallecidos en las carreteras en julio, un ciclista y un motorista, la menor cifra de víctimas mortales registrada en la región desde 2014. Además, y por segundo verano consecutivo, no se han registrado accidentes con víctimas mortales en agosto.

Uno de los dos accidentes con fallecidos registrados en julio tuvo lugar el día 24 en Santander, en vía urbana, y en él murió el conductor de un ciclomotor, y el otro en vía interurbana, con el fallecimiento de un ciclista en la N-634 en Bárcena de Cicero.

Además, hasta el 31 de agosto se han registrado en Cantabria nueve fallecidos, dos más que en 2021 (7) y uno menos que en 2019 (10).Y a lo largo del verano, se han producido 541 accidentes de tráfico, un dato similar al de años anteriores (556 en 2021, 583 en 2020 y 588 en 2019). Además de las víctimas mortales, en estos accidentes resultaron heridas 278 personas, 26 de ellas graves.

Estos datos han sido facilitados este miércoles por la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, que ha presentado el balance de tráfico de este verano junto al jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, y el comandante jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria, Rubén Flores.

Un verano en el que las carreteras de Cantabria han superado "de manera significativa" los niveles de movilidad prepandemia. Así, Quiñones ha detallado que los desplazamientos de largo recorrido por las principales vías de la comunidad se han incrementado un 9% respecto a 2019, frente al incremento a nivel nacional del 2%, y respecto al periodo del 1 de julio al 31 de agosto del pasado verano, el aumento de desplazamientos ha sido del 6%.

Quiñones ha señalado que de nuevo las cifras de movilidad por las carreteras cántabras evidencian la gran cantidad de personas que se han desplazado a la Comunidad Autónoma "para disfrutar de sus vacaciones y de nuestros atractivos".

La delegada ha señalado que Cantabria ha registrado "muchísimo movimiento" tal y como reflejan los datos. Así, en julio, la movilidad se ha incrementado un 15% respecto a 2019 y un 11,6% respecto a 2021. Mientras que en agosto los incrementos han sido del 3,7% respecto al mismo mes de 2019 y del 1% en comparación con agosto de 2021.

Quiñones ha indicado que este importante volumen de tráfico ha provocado que se hayan vuelto a ver retenciones en las principales vías de acceso a Cantabria, sobre todo en la zona oriental de la A-8, en el límite con el País Vasco y en el entronque entre la A-8 y la A-67, en las proximidades de Torrelavega.

Además, también se han registrado retenciones en carreteras de acceso a poblaciones y zonas turísticas de la Comunidad Autónoma, especialmente en San Vicente de la Barquera, Noja o Comillas.

MÁS DE 240 PERSONAS EN EL OPERATIVO

Por su parte, el jefe provincial de Tráfico ha indicado que más de 240 personas han formado parte del operativo de verano de la Dirección General de Tráfico (DGT) en Cantabria, con más de 180 agentes del Sector de Tráfico de la Guardia Civil y otras 60 personas entre funcionarios y personal técnico, a quienes ha agradecido el trabajo desarrollado en estos meses.

En cuanto a los medios técnicos, en Cantabria se cuenta con 16 puntos de control de velocidad, tres cámaras de control de cinturón y móvil, una furgoneta camuflada y un helicóptero con medio técnico para detectar las infracciones, ha detallado.

Además, a lo largo del verano, Cantabria ha contado con el apoyo del helicóptero Pegasus de la DGT, que ha sobrevolado las carreteras de la región en dos periodos, uno en julio y otro en agosto, para vigilar la A-8; N-634; A-67; N-623; N-611; N-629; N-621; S-10; S-20; S-30 y con especial atención a las zonas de riesgo para motoristas.

En esos vuelos, el Pegasus de la DGT ha realizado 66 denuncias de velocidad, omisión de las señales de tráfico o uso del teléfono móvil al volante.

CAMPAÑAS DE VIGILANCIA Y OPERACIONES ESPECIALES

Para la delegada del Gobierno, los datos de siniestralidad vial de este verano muestran que los conductores "cada vez son más cautos y precavidos" y evidencian que "las campañas de concienciación tienen efecto en la mayoría de la población".

"Digo la mayoría porque sigue habiendo personas que creen que las normas no son para ellos", ha dicho Quiñones, que ha lamentado el aumento de los casos detectados de conducción bajo los efectos del alcohol o de quienes conducen con el carné sin puntos.

Así, el comandante jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria ha indicado que, a lo largo de los meses de julio y agosto, los agentes de la Agrupación de Tráfico han realizado un total de 25.134 pruebas de alcoholemia, de las cuales 652 han sido positivas, duplicando casi las del verano anterior.

Y, sobre quienes conducen careciendo de permiso o habiendo perdido la vigencia del mismo y que supone la comisión de un delito, se han detectado un total de 49 casos.

En este punto, el jefe provincial de Tráfico ha detallado que este verano se han llevado a cabo dos campañas especiales de vigilancia en las que, además de la Guardia Civil, han colaborado las policías locales de los principales ayuntamientos de Cantabria.

Una ha estado centrada en el control de velocidad, se ha desarrollado en julio y se han interpuesto denuncias a 720 conductores que sobrepasaban los límites de velocidad, y la segunda se ha realizado en agosto, ha sido de control de alcohol y drogas y se ha cerrado con 100 denuncias.

Cantabria cierra el verano con dos fallecidos en las carreteras, la menor cifra desde 2014
Comentarios