martes. 09.08.2022

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) ha publicado hoy el decreto del Gobierno de Cantabria por el que se establece el Currículo de Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato, que concreta y fija elementos como las competencias específicas, los criterios de evaluación y los saberes básicos en las materias de estas etapas.

De esta forma, tras la aprobación el pasado día 7 del Currículo de Infantil y Primaria, el Gobierno de Cantabria cumple el compromiso de tener todo el desarrollo curricular aprobado en el mes de julio.

El nuevo Currículo de Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato se configura con la finalidad de "favorecer" el desarrollo educativo del alumnado "garantizando su formación integral y contribuyendo al pleno desarrollo de su personalidad, sin que en ningún caso pueda suponer una barrera que genere abandono escolar o impida el acceso y disfrute del derecho a la educación".

Según el Gobierno, ante la necesidad de propiciar un aprendizaje "competencial, autónomo, significativo y reflexivo" en todas las materias, la formación integral se centra en el desarrollo de las competencias con nuevos elementos curriculares como las competencias específicas, los saberes básicos y las situaciones de aprendizaje, "que deben tener como referencia el perfil de salida del alumnado al finalizar la etapa educativa correspondiente".

El nuevo currículo incluye, además, aspectos que deberán ser objeto de un tratamiento "transversal", como la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, la competencia digital, el emprendimiento, el fomento del espíritu crítico y científico, la educación emocional y en valores, la educación para la paz y no violencia y la creatividad.

Asimismo, se prevé ese tratamiento en lo referente a la educación para la salud, incluida la afectivo-sexual, la igualdad entre hombres y mujeres, la formación estética y el respeto mutuo y la cooperación entre iguales.

En relación con la Enseñanza Secundaria Obligatoria se eliminan los ciclos y, a las materias establecidas con carácter obligatorio, se añade la posibilidad de ofrecer materias optativas, con la novedad de que puedan configurarse como un trabajo monográfico o un proyecto de colaboración con un servicio a la comunidad.

Se recuperan los denominados Programas de diversificación curricular, que permiten modificar el currículo para el alumnado que no esté en condiciones de promocionar a tercero o a cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria.

El cuarto curso de esta etapa tendrá carácter orientador para el alumnado, y a fin de facilitar la elección de materias por parte de los alumnos y alumnas, se podrán establecer agrupaciones en distintas opciones, orientadas hacia las diferentes modalidades de bachillerato y los diversos campos de la formación profesional.

Por lo que se refiere al Bachillerato, se contemplan cuatro modalidades: Artes, Ciencias y Tecnología, General y Humanidades y Ciencias Sociales, y se organiza en materias comunes, de modalidad y optativas, pudiendo organizarse a su vez, cada una de las modalidades en distintas vías que faciliten la especialización del alumnado para su incorporación a estudios posteriores o a la vida laboral.

La ordenación de las materias optativas es competencia de Consejería de Educación, pudiendo los centros concretar la oferta de estas materias en su proyecto educativo.

De manera excepcional se prevé que el alumnado de esta etapa educativa pueda prolongar en un año el tiempo máximo de permanencia establecido con carácter general cuando se den determinadas circunstancias y en los términos que establezca la Consejería competente en materia de Educación.

También como excepción el alumnado podrá obtener el título de Bachiller cuando haya superado todas las materias salvo una, siempre que se cumplan ciertas condiciones y supeditado a la decisión del equipo docente.

El BOC publica el Currículo de Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato
Comentarios