Blanco acudirá al último Consejo de Pesca en Bruselas para debatir las cuotas pesqueras para 2023

Participa en la Sectorial y en el Consejo Consultivo de Política Agrícola y Pesquera que prepara los asuntos a tratar en Bruselas

El consejero cántabro de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, acudirá al último Consejo de Pesca del año en Bruselas junto al ministro del área, Luis Planas, como representante de todas las comunidades autónomas. En este Consejo, que se celebrará los días 11 y 12 de diciembre, se abordarán las cuotas de pesca para 2023.

Blanco ha participado hoy, por videoconferencia, en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural y en el Consejo Consultivo de Política Agrícola y Pesquera, que han estado presididos por el ministro Luis Planas, y en los que se han tratado, entre otros asuntos, el reparto de los nuevos TACs y cuotas de pesca para 2023, los planes estratégicos de desarrollo rural y la situación de los mercados como consecuencia de la guerra de Ucrania.

Durante su intervención, el consejero cántabro ha trasladado al ministro la necesidad de disponer de unas cuotas de pesca para 2023 que sean "suficientemente importantes para que todas las flotas españolas, incluida la de Cantabria, puedan salir adelante en este momento tan difícil que nos está tocando vivir".

Se ha abordado el caso de la anguila, cuya propuesta comunitaria para 2023 plantea ampliar la veda para cualquier actividad pesquera de tres a seis meses consecutivos, en la época de mayor migración, en aguas salobres marinas y adyacentes del Atlántico nororiental, incluyendo el Mar Báltico, y en el Mediterráneo, excluyendo el Mar Negro.

Blanco ha trasladado la necesidad de modificar la propuesta y que las medidas para contribuir a la recuperación de la anguila en Europa no se centren únicamente en el establecimiento de la veda de seis meses que plantea la Comisión Europea ya que, en su opinión, "significará el cierre de facto de la pesquería".

En este punto el consejero ha recordado al ministro que al igual que ocurre en otras regiones de España, Cantabria se han hecho "importantes esfuerzos" para reducir el esfuerzo pesquero que han supuesto llevarlo hasta su mínima expresión, con una veda de tres meses consecutivos en la época de mayor migración, el cierre de la mayor parte de las rías a la pesca y la prohibición de la totalidad de la pesca recreativa, "un duro proceso administrativo que logró reducir el número de licencias desde el millar hasta las 33 que hay actualmente vigentes".

En lo que se refiere al resto de cuotas, ha mostrado su especial preocupación por la del chicharro, al tratarse de una especie de "gran interés" para la flota de cerco de Cantabria y, en concreto, "para la viabilidad de algunas de esas empresas que no van a bonitos y se quedan trabajando en los cabezos".

Y ha manifestado la necesidad de "pelear" por un TAC que permita trabajar a esta flota y no suponga un problema para las flotas que suelen tener a esta especie como captura accesoria, ya que esto podía suponer la "estrangulación" de muchas pesquerías de gran interés.

Comentarios