viernes 27/5/22

Amica cerró 2021, un año en el que retomó servicios y apoyos presenciales parados por la pandemia, con 1.166 asociados y una plantilla de 598 personas, en concreto 311 mujeres y 287 hombres, y el 71,2% de ellos con alguna discapacidad.

La organización presentó en la tarde de ayer en su asamblea anual el plan a ejecutar en 2022 y los resultados alcanzados en 2021, año en el que "mantuvo nivel de empleo pese al complejo contexto" derivado del Covid y facilitó la transición al empleo ordinario de 157 personas con discapacidad en 20 empresas de Cantabria.

Amica y sus cuatro centros especiales de empleo generaron en 2021 un valor social integrado de más de 40 millones de euros sobre un resultado contable de 130.600 euros. El valor social integrado refleja el impacto generado por Amica en los distintos grupos de interés, principalmente personas con discapacidad y sus familias, personal trabajador, administraciones públicas, clientes y proveedores, entre otros.

Mediante la contabilidad social se calcula el beneficio generado a la sociedad tanto a través de acciones de mercado como en las que "no reflejan transacciones monetarias, pero aportan valor a los grupos de interés", como horas de conciliación familiar, formación, ahorro en gastos a la Administración como pensiones no contributivas, o creación y mantenimiento de puestos de trabajo.

En cuanto a 2022, Amica y sus centros especiales de empleo tendrán unos presupuestos de ingresos y gastos ordinarios y extraordinarios de unos 20.800.000 euros en sus 18 centros en Cantabria, Valencia y en la cooperación con América Latina y Ucrania.

La gestión global de la organización ha venido marcada durante el ejercicio 2021, además, por el impulso dado a la transformación digital tanto en el sistema de gestión como en los apoyos a las personas, lo que está permitiendo potenciar las habilidades digitales de quienes tienen más dificultades de acceso a las tecnologías y avanzar en un "gran proyecto de digitalización" de los hogares y las actividades cotidianas.

A lo largo del año se han destinado más de 20.000 horas a mejorar la capacitación de las personas, sobre todo aquellas que presentan alguna discapacidad.

Además de dar a conocer estos datos, en la asamblea anual se renovaron los cargos de la junta directiva, así como los representantes de las comisiones de participación de los centros y el consejo consultivo de la entidad, con la incorporación de 26 personas nuevas.

La asamblea adoptó también acuerdos como mantener proyectos estratégicos como la puesta en marcha del centro para la formación y empleo de Reinosa, dedicado al reciclado de plásticos industriales; la puesta en marcha de otro centro en Torrelavega dedicado a la renaturalización de espacios degradados, con proyectos como el Life Camino Lebaniego; o la adquisición a Sniace de la vivienda para la vida independiente.

Amica cerró 2021 con 1.166 asociados y 598 personas en plantilla, el 71% con discapacidad
Comentarios