domingo. 14.08.2022
Revilla de Camargo

Gómez de Diego reivindica el papel de los educadores sociales para la integración de los jóvenes en la sociedad

Visita las instalaciones de la Fundación Cuin, que gestiona 7 recursos de acogimiento residencial con 54 plazas concertadas con el ICASS

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Eugenia Gómez de Diego, ha reivindicado el papel de los educadores sociales y de las entidades del tercer sector para lograr que los jóvenes adquieran hábitos sociales imprescindibles que les ayuden a llegar a la madurez e integrarse de forma plena en la sociedad, proporcionándoles "un ambiente estructurado, con actividades socioeducativas que mejoren sus competencias sociales".

Así lo ha puesto de manifiesto durante su visita a las instalaciones que tiene en Revilla de Camargo la Fundación Cuin, una entidad que colabora con la Subdirección de Infancia, Adolescencia y Familia del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) en la atención de adolescentes con problemas emocionales y/o de conducta.

La titular de Políticas Sociales ha recorrido las instalaciones y ha charlado con el responsable de la entidad, Pedro Tresgallo, y con los trabajadores de la Fundación, con los que ha conocido cómo es su día a día en su trabajo con los adolescentes.

Gómez de Diego ha afirmado que las Administraciones deben jugar un papel esencial para garantizar una infancia y adolescencia saludables y para ello es "fundamental" el trabajo conjunto con las entidades del tercer sector que logran "resultados sorprendentes y muy esperanzadores con la inserción de jóvenes que saben aprovechar esta nueva oportunidad".

Fundación CUIN gestiona actualmente siete recursos de acogimiento residencial en Cantabria, con un total de 54 plazas concertadas con el ICASS.

De estas plazas, cinco son hogares de socialización destinados a la atención de adolescentes que presentan problemas emocionales y/o conductuales y precisan de una intervención de carácter intensivo, compensatorio e integral de orientación socioeducativa y rehabilitadora. Cada uno de estos hogares tiene una capacidad de ocho plazas.

Además, hay una vivienda de preparación para la autonomía, de seis plazas, destinada a la atención de adolescentes mayores de 16 años que reúnen unos requisitos mínimos de responsabilidad y capacidad de autogestión, con el fin de facilitar su proceso de autonomía personal, social y laboral.

Finalmente, la fundación gestiona un hogar de medidas judiciales, con ocho plazas, para la atención de adolescentes sujetos a una medida judicial de convivencia con persona, familia o grupo educativo, impuesta por el juzgado de Menores.

En este hogar la Administración proporciona el recurso para la ejecución de la medida penal de convivencia, con el objetivo de orientar al menor en el proceso de socialización.

Gómez de Diego reivindica el papel de los educadores sociales para la integración de...
Comentarios