viernes. 02.12.2022

Ferroatlántica plantea que la planta de Boo de Guanizo (Astillero) esté parada en 2022 y 2023, con una afectación del 90 por ciento, y poner un solo horno en funcionamiento en 2024, con una afectación del 60 por ciento.

Así lo han informado a Europa Press fuentes del comité de empresa, que ha vuelto a reunirse con la dirección de Ferroatlántica, y al que ha informado de esta medida en la exposición del Expediente de Regulación de Empleo (ERTE) "por causas técnicas y organizativas.

Según el comité, en bases a las previsiones actuales, están "debatiendo y aclarando dudas" sobre el informe y las causas que motivan el ERTE, y aún no se ha "hablado nada" de lo relacionado con complementos ni medidas de acompañamiento.

La de este jueves es la segunda reunión que mantienen la dirección y el comité de empresa de Ferroatlántica, tras la que celebraron el pasado 24 de octubre. Esta previsto que la negociación continúe los días 3 y 7 de noviembre.

En el encuentro anterior, la empresa confirmó a los sindicatos que el ERTE, que se aplicará también a las fábricas de Sabón (La Coruña) y Monzón (Huesca), se aplicará a partir del próximo mes de noviembre y hasta finales de 2024 y afectará a la totalidad de la plantilla.

Con esta medida, según indicó Ferroglobe, grupo al que pertenece la fábrica de Ferroatlántica de Boo, se pretende reducir los efectos de los precios energéticos y las razones que la justifican son de carácter "productivo y organizativo".

Así, explicó que "la grave situación del mercado energético, con altos precios de energía impactando especialmente a la industria electro-intensiva en España, ha venido afectando a las producciones de las tres fábricas desde el pasado mes de agosto".

Estas circunstancias ya obligaron a reducir su actividad "al mínimo" a la espera de una mejora en los precios de energía que devolviera la competitividad a sus fábricas.

"La situación existente y la falta de perspectivas de mejora de la problemática energética han obligado a la empresa a adoptar esta decisión, que estima que puede durar hasta finales de 2024 y que afectará a unas 400 personas", preciso la empresa.

La planta cántabra tiene parados desde agosto todos sus hornos por el alto precio de la energía.

Ferroatlántica plantea parar la planta de Guarnizo en 2023 y arrancar con un solo horno...
Comentarios