lunes 24/1/22

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana ha recibido sendos reconocimientos en los XIX Premios de Arquitectura Antonio Ortega Fernández y Julio González Alloza, del Colegio Oficial de Arquitectura de Cantabria, que han sido concedidos al edificio de gradas del Complejo Deportivo de Soto de la Marina, y al parque infantil Laura Nicholls, de Bezana, en las categorías de Obra Nueva No Residencial y el Premio Especial a un Espacio Urbano, respectivamente.

Así lo ha informado hoy el Ayuntamiento, que ha explicado que, en el caso del Parque Laura Nicholls, inaugurado hace un año, el jurado ha valorado "la integración de los elementos arquitectónicos con la alegría propia de un jardín, aportando sombra, color, textura y mayores posibilidades de juego y estancia, no solo para los usuarios, sino también como paisaje enriquecido para los vecinos de la zona".

Esta construcción, cuyo proyecto fue redactado por Luis Fernández del Arco y Eva de la Fuente, de FDA Arquitectos, tuvo un coste de 325.000 euros. Según el alcalde, Alberto García Onandía, que acudió a recoger el premio en representación del Ayuntamiento, "este proyecto ha sido una de nuestras obras más importantes y estamos muy satisfechos con el resultado".

El parque forma parte del plan de mejora y dinamización de los espacios públicos en el centro urbano y del proyecto Centro Bezana, cuyas obras se están ejecutando con el fin de "humanizar el núcleo urbano de la localidad".

Este parque, ubicado en el centro de Bezana, ocupa 440 metros cuadrados de pavimento de caucho de seguridad e incluye rocódromos, carruseles, columpios, toboganes, túneles o camas elásticas, con cuatro grandes estructuras de hormigón en forma de paraguas invertido y unos coloridos revestimientos de gresite, que representan las cuatro estaciones del año.

García Onandía ha destacado, además, el "gran uso diario" de este espacio por los vecinos de Santa Cruz de Bezana.

El Premio Obra Nueva No Residencial ha sido para el edificio de gradas del Campo de Fútbol de Soto de la Marina, diseñado por David Serrano y Maier Vélez Olabarría, e inaugurado en agosto de 2019.

Con estas obras, que supusieron una inversión de 550.000 euros por parte del Ejecutivo regional, se dotó al campo de fútbol de un graderío cubierto con 296 plazas, seis de ellas reservadas para personas con movilidad reducida.

Actualmente, el Consistorio bezaniego está completando el proyecto con la creación de nuevos vestuarios bajo las gradas y la adecuación de otros espacios de oficinas y zonas de almacenamiento.

El Colegio de Arquitectos premia dos proyectos en Bezana
Comentarios