miércoles. 07.12.2022

La Asociación de Comerciantes y Empresarios de Astillero y Guarnizo(Cemag) conmemorará esta tarde el I aniversario del Casco Viejo Histórico 'Brigadier Churruca' con la entrega del premio TREM a la trayectoria empresarial a la panadería La tahona de Isabel.

La panadería está ubicada en el número 5 de la calle Francisco Díaz Pimienta, y es una de las que forman parte de ese espacio históricojunto con las de Almirante Churruca, Travesía de Orense, San José,Fernández de Isla y la zona de la Plaza del Mercado.

El acto se celebrará a las 18.00 horas y consistirá en la entrega de una placa conmemorativa a los representantes del comercio de manos de la presidenta del colectivo sectorial, Laura Cristina González.

Esta es la tercera edición de un premio que se creó en el año 2018 con el fin de reconocer la trayectoria de las empresas más emblemáticas del municipio. Así, en esa primera edición recayó en la firma Ignacio Vega Gorostegui (IVEGOR), una empresa familiar que se dedica a la fabricación de pinturas en el municipio astillerense desde el año1923, y en el año 2019 el premio fue a parar al restaurante La Vegana, en funcionamiento desde el año 1927.

Tras dos años en que no ha podido celebrarse este premio debido a la pandemia, se retoma este acto que busca rendir homenaje a las personas y familias que han dedicado su vida a sacar adelante un negocio.

Esta tercera edición del premio TREM a la trayectoria empresarial se ha hecho coincidir con el I Aniversario del Casco Viejo Histórico Brigadier Churruca, ya que en 2021 se produjo la integración de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Astillero y Guarnizo en la Confederación Española de Cascos Históricos.

En cuanto al establecimiento premiado, su origen se remonta al año 1958 cuando se fusionaron las panaderías La Trigueña (los hermanos Garcia y herederos), el matrimonio Restituto Rivero y Dolores Liaño, y La Providencia, de la que era propietario Antonio González, creando así la Panificadora de Astillero. En 1972 el negocio fue traspasado a Valentín Hurtado López, quien continuó con el mismo, y en la actualidad sigue en manos de la familia.

La tradición panadera de la familia Hurtado data de mediados del siglo XIX, cuando los antepasados de Valentín Hurtado se dedicaban a lamolinería.

Cuando este último adquirió la Panificadora de Astillero tenía en su obrador una línea tradicional con métodos artesanales en la elaboración de panes, además de contar con una moderna tecnología para una elaboración de bollería y repostería.

La asociación de comerciantes de Astillero celebra el I aniversario del Casco Viejo...
Comentarios