martes 21/9/21

La mayoría de los pacientes con infecciones leves por COVID-19 producen anticuerpos que le protegen

Archivo - Imagen de recurso de una mujer con un termómetro y mascarilla.

La mayoría de los pacientes con infecciones leves por COVID-19 producen anticuerpos que persisten y los protegen de la reinfección hasta por seis meses, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan (EEUU).

Los investigadores analizaron casi 130 sujetos con enfermedad por COVID-19 confirmada por PCR entre tres y seis meses después de la infección inicial. Tres pacientes fueron hospitalizados, mientras que el resto fue tratado como pacientes ambulatorios y experimentaron una infección leve, con síntomas que incluían dolores de cabeza, escalofríos y pérdida del gusto u olfato.

Los resultados, publicados en 'Microbiology Spectrum', revelan que aproximadamente el 90 por ciento de los participantes produjeron respuestas de anticuerpos de nucleocápsides y picos, y todos menos uno tenían niveles de anticuerpos persistentes durante el seguimiento.

Te invitamos a que te descargues nuestra APP, 100% gratuita: para iPhone: https://apps.apple.com/us/app/ifomo-noticias/id1559815168 para Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.opennemas.ifomo

"Anteriormente, existía mucha preocupación de que solo aquellos con COVID-19 grave produjeran fuertes respuestas de anticuerpos a la infección. Estamos demostrando que a las personas con episodios leves de COVID-19 les fue muy bien después de la infección, produjeron anticuerpos y los conservaron", ha señalado Charles Schuler, autor principal del artículo y profesor asistente clínico de alergia e inmunología en Michigan Medicine.

Los participantes del estudio prospectivo eran trabajadores de la salud de Michigan Medicine o pacientes con un alto riesgo de exposición al COVID-19. La mayoría de los sujetos participaron en el estudio anterior del mismo equipo de investigación, que encontró que las pruebas de anticuerpos COVID son efectivas para predecir una infección previa.

Durante el período de observación, ninguno de los sujetos que produjeron anticuerpos se volvió a infectar, en comparación con 15 pacientes con anticuerpos negativos. El equipo de Schuler también encontró que la capacidad de los anticuerpos para neutralizar COVID-19 no difirió significativamente de la primera visita, que ocurrió tres meses después de la infección, a la segunda visita a los seis meses.

"Si bien algunos estudios han sugerido que los anticuerpos contra COVID-19 disminuyen con el tiempo, estos hallazgos brindan una fuerte evidencia prospectiva de inmunidad a más largo plazo para aquellos que producen una respuesta inmune a una infección leve. Hasta donde sabemos, este es el primer estudio prospectivo que demuestra tal reducción del riesgo de reinfección clínica en este tipo específico de población", ha señalado James Baker, autor principal de la papel y director fundador del Centro de Alergias Alimentarias Mary H. Weiser en Michigan Medicine.

IMPACTO EN LA VACUNACIÓN COVID

El equipo de investigadores ahora está analizando muestras de este grupo de sujetos tomadas hasta un año después de la infección para evaluar más a fondo las respuestas de los anticuerpos. Mientras tanto, concluyeron que las personas con COVID-19 pueden retrasar la vacunación durante 90 días después de que finaliza la infección.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que aquellos tratados con anticuerpos monoclonales o plasma de convalecencia esperen 90 días después de recibir el tratamiento antes de vacunarse, y otros deben esperar hasta que se hayan recuperado del COVID-19 y "hayan cumplido los criterios para interrumpir el aislamiento".

Un estudio realizado en Kentucky que encontró que las personas no vacunadas que ya tenían COVID-19 tenían 2,34 veces más probabilidades que las personas completamente vacunadas de volver a infectarse, lo que sugiere que "la vacunación brinda protección adicional contra la reinfección".

Además, la investigación se realizó entre marzo de 2020 y febrero de 2021, meses antes de que la variante Delta altamente transmisible se convirtiera en la cepa dominante de COVID en los Estados Unidos.En medio del aumento de casos y hospitalizaciones, permanecer sin vacunar conlleva "un alto precio" por la inmunidad.

"Estos resultados son alentadores para aquellos que ya han pasado por el desafío de la infección por COVID-19. Sin embargo, no recomiendo citar este estudio como una razón para no vacunarse para aquellos que nunca se infectaron previamente. La vacunación disminuye la infecciosidad, el riesgo de hospitalización y muertes por COVID-19, sin tener la infección real. Lograr la inmunidad natural aplazando la vacunación en favor de la infección no vale la pena pasar por la incomodidad, el riesgo para uno mismo y el riesgo para los demás", concluye.

La mayoría de los pacientes con infecciones leves por COVID-19 producen anticuerpos que...
Comentarios