Laredo homenajeará al doctor Federico de Velasco por su centenario

Federico de Velasco

El Ayuntamiento de Laredo homenajeará al doctor Federico de Velasco Barañano en el centenario de su fallecimiento con un acto que se realizará a lo largo del año, cuando la situación epidemiológica del COVID-19 no suponga un riesgo tan elevado para la ciudadanía.

De este modo, el equipo de Gobierno quiere poner en valor la labor de este hijo predilecto del municipio "que tanto se esforzó por promover la educación y la cultura en Laredo", ha destacado en un comunicado.

El evento reflejará la relevancia del ilustre doctor y notable cirujano, dando a conocer su compromiso con el municipio, así como su implicación en el acercamiento de la educación a las familias con menos recursos.

El Consistorio cuenta con numerosas fotografías del benefactor, planos de su obra, un himno creado en su honor y otros elementos conmemorativos que se irán mostrando para reflejar el importante papel desempeñado por el doctor en el fomento de la cultura en su villa natal.

De Velasco nació el 18 de julio de 1859 en la villa bajo el nombre Federico Manuel Miguel de Velasco como confirma su partida de nacimiento. Su padre, Manuel, era un pintor natural de Carrasquedo y su madre, Rosa Barañano, era natural de Laredo.

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

A los trece años, los padres de Federico de Velasco le sufragaron los gastos para cruzar el Atlántico en compañía de su hermano Aquilino. Ambos llegaron a Montevideo donde comenzaron a trabajar como dependientes de comercio.

Federico de Velasco se graduó en Bachiller en Montevideo para luego ingresar en la Facultad de Medicina y Cirugía, en la que ocupó un distinguido puesto en el cuerpo médico uruguayo.

El Doctor Federico de Velasco Barañano fundó en 1910 un gran colegio para los niños con menos recursos del municipio. En su construcción y mobiliario invirtió setenta mil pesos de oro.

El compromiso de ejecutar la obra recayó en otro laredano, Joaquín de Rucoba y Octavio de Toledo, que erigió otros edificios tan relevantes como la plaza de toros de la Malagueta, el Teatro Arriaga de Bilbao, o el Convento de las Salesas de Santander.

Comentarios