PP critica la "tramposa" comparecencia de Revilla sobre SCS: Se ha convertido en encubridor de chanchullos

Cree que salió a comparecer ante el Pleno "con la baraja marcada" al aludir a un informe que ha "ocultado" a la oposición

photo_camera CANTABRIA.-PP critica la "tramposa" comparecencia de Revilla sobre SCS: Se ha convertido en encubridor de chanchullos

El PP cree que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, jugó "con la baraja marcada" y empleó "tácticas tramposas" en su comparecencia ante el Pleno sobre las irregularidades en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) al servirse de un informe --el definitivo de la Intervención-- que "a los demás niega y oculta". "Ayer se ha convertido en encubridor de chanchullos", asevera.

Así lo ha dicho el portavoz del PP, Íñigo Fernández, en una rueda de prensa en la que ha expresado el "malestar" y la "indignación" del PP por la comparecencia que protagonizó Revilla el lunes en el Pleno del Parlamento.

En su intervención, Revilla anunció que había remitido a la Fiscalía el informe definitivo de la Intervención y señaló que, aunque éste mantenía las conclusiones del provisional, que detectaba "irregularidades administrativas", no indicaba "atisbo" de delito.

El portavoz del PP ha considerado un "escándalo" que Revilla tuviera el informe definitivo desde el día 13 de septiembre, tal y como él reconoció, y no lo entregara al Parlamento ni a los grupos de la Cámara antes de la comparecencia, una actitud que, a su juicio, "dice muy poco de la voluntad" del Gobierno de Cantabria por "esclarecer" el asunto. "No hay ninguna", ha añadido.

A juicio de Fernández, Revilla usó ayer las mismas "maniobras" empleadas por la consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real, para ocultar las irregularidades en el SCS.

En su comparecencia, Revilla aseguró que se había leído "enterito" el informe y había ordenado remitirlo a la Fiscalía y al Parlamento y, de hecho, aseguró que ya se había hecho. Sin embargo, el PP ha asegurado que, al menos, hasta el momento de la rueda de prensa seguían sin tener el informe.

En ese sentido, Fernández ha criticado que algunos diputados de los grupos que sustentan al Gobierno, PRC y PSOE, sí parecían haber tenido acceso al informe o, al menos, a algún fragmento ya que, según ha dicho, leyeron "textualmente párrafos" del informe durante sus intervenciones en el pleno.

El PP ha insistido en que "quiere" tener no solo el informe definitivo de la Intervención, sino también el provisional para "cotejar" los cambios. Además, ha pedido también tener acceso a las alegaciones que planteó el SCS a dicho informe provisional.

El portavoz del PP ha opinado que Revilla, con su comparecencia en el Pleno, dio un "paso más" y se convirtió en "encubridor de chanchullos" y se "implicó personalmente" en la defensa de la consejera, a la que --ha recordado-- el Parlamento reclamó su cese. "Él sabrá qué quiere tapar".

Fernández cree que Revilla ha actuado así porque, "probablemente", se lo habrá "exigido" el líder del PSOE, Pablo Zuloaga. "A lo mejor Zuloaga le va a pedir que se tire por un precipicio. ¿Lo va a hacer? ¿Lo está haciendo?, se ha preguntado.

"REVILLA SE AGARRA A UN CLAVO ARDIENDO"

El presidente de Cantabria anunció ayer que no iba a cesar "de ninguna manera" a Real porque sería una "injusticia absoluta" ya que, según dijo, "no hay nada" que apunte a que ha cometido un delito.

Además, afirmó que el informe de la Intervención corroboraba la existencia de algunas "irregularidades administrativas" en una "minoría" de contratos, pero no delitos, ni corrupción y tampoco perjuicio para la Administración regional o voluntad.

Respecto a ello, el PP considera que "no se puede decir en el Parlamento que no va a hacer nada" porque el informe no hable de delitos. "Tampoco dice que no hay delito", ha aseverado Fernández, que ha señalado que no es la Intervención la que debe determinar si hay o no ilícito porque "no le corresponde".

Fernández ha opinado que Revilla, con esta justificación, "se agarra a un clavo ardiendo para esconder" la "gravedad" que, según el PP, tienen los hechos a los que alude el informe.

"Revilla tiene dos varas de medir diferentes cuando habla de corrupción: cuando pasa el puerto del Escudo es muy exigente en la transparencia, es muy tajante en su discurso contra la corrupción pero del puerto del Escudo para acá ya no es tan exigente y ya no es tan tajante", ha opinado el portavoz del PP.

De hecho, ha opinado que el presidente de Cantabria es "muy tajante a la hora de condenar la corrupción de cualquiera, menos la del Partido Regionalista de Cantabria y la suya propia".

"Cuando los escándalos estallan en la mano de Revilla, entonces ya no es tan tajante, entonces ya no es tan exigente y entonces vemos a un Revilla muy permisivo, flexible con esos escándalos", ha aseverado.

En ese sentido, el portavoz popular ha puesto como ejemplo las conversaciones que mantuvo Cantur con la defensa del que fuera su exdirector durante su anterior bipartito, Diego Higuera,acusado de un presunto delito continuado de malversación de caudales públicos por valor de 133.000 euros durante el ejercicio de su cargo, para rebajar la solicitud de pena y evitar que entrara en la cárcel.