viernes. 30.09.2022

Diferentes departamentos del Gobierno central están trabajando para recuperar la normalidad de las principales infraestructuras de Cantabria y "salvaguardar la seguridad" de los ciudadanos, a los que, por otra parte, se ha lanzado un mensaje de "máxima precaución" de cara al nuevo frente que entrará en la comunidad este domingo.

En estos momentos la principal preocupación es solventar las numerosas incidencias en las infraestructuras del Estado en Cantabria, principalmente en carreteras y vías férreas, afectadas por los numerosos argayos y las crecidas de los ríos.

Así lo ha dicho hoy el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, durante la visita que ha realizado a los trabajos de retirada de la calzada del único argayo que afecta a la autovía A-67, en Riocorvo, en el punto kilométrico 175, y que mantiene cortado uno de los tres carriles de circulación en sentido Palencia.

Además, los técnicos del Ministerio de Fomento trabajan para abrir al tráfico la carretera nacional N-611, a la altura de Pesquera, donde se han producido deslizamientos de tierra que han obligado al corte total de esta vía desde última hora de la tarde de ayer. A pesar de ello, desde la Demarcación de Carreteras se confirma que no hay problema en las Hoces de Bárcena, porque entre Pesquera y Bárcena de Pie de Concha hay vías alternativas por las que se desvía a los conductores.

El delegado del Gobierno ha indicado que los diferentes estamentos están trabajando en "salvaguardar la situación de emergencia" que se vivió ayer, retirando los elementos que perjudican el tránsito de personas por las diferentes vías, y en "diagnosticar" los trabajos.

Es decir, "si se quedan en una simple labor de conservación, como ésta de limpiar la autovía, o hay que consolidar el trabajo con la construcción de una escollera o taludes, tanto en el ámbito de Fomento en las carreteras, como en el nodo ferroviario, como en el de la Confederación Hidrográfica, si es que se ha visto algún cauce afectado o estructura", ha apuntado.

En concreto, Fomento también trabaja en la red ferroviaria convencional (la línea Santander-Madrid), que ha sufrido varios desprendimientos de tierra que han obligado a cortar la circulación de trenes. Así, se han producido argayos en Lantueno y Las Caldas, y entre Las Fraguas y Los Corrales de Buelna un Alvia quedó atrapado entre dos desprendimientos de tierra, piedras y vegetación.

La previsión es que esta situación estará solventada a las 24 horas de hoy, recuperando la circulación de los trenes para entonces, aunque con limitación de velocidad hasta que se asegure el terreno.

En este sentido, Zuloaga ha recordado que mientras se trabaja para recuperar la conexión ferroviaria se mantienen los transbordos en autobús entre Torrelavega y Reinosa, aunque se espera que esta tarde el trasbordo ya pueda realizarse entre Los Corrales de Buelna y Reinosa.

Y ha matizado que la previsión de apertura depende "de la situación de las precipitaciones", ya que pueden provocar argayos. "Que vuelva a a llover genera una situación en la que el trabajo es más peligroso y la solución no es sencilla", ha apuntado.

En cuanto a Feve, está cerrada al tráfico ferroviario la estación de Mogro por la crecida del río Pas y, en este caso, "se trabaja con otros ritmos". La previsión es abrir la vía de Feve este fin de semana, "en función de que el caudal permita que el tren pase por la estación de Mogro", ha señalado.

Zuloaga ha explicado que esta mañana se ha mantenido una reunión en la Delegación del Gobierno con los directores y jefes de área de los diferentes departamentos del Estado en Cantabria para hacer un primer análisis de la coordinación durante las inundaciones de ayer y hacer un balance de daños en las infraestructuras estatales en la Comunidad Autónoma.

A ella han asistido técnicos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), quienes han indicado que las previsiones anuncian "una pequeña tregua" para hoy y mañana sábado, que permitirá continuar con los trabajos de reparación y valoración de daños, aunque "sin bajar la guardia", pues se espera que las lluvias, esta vez con frío, regresen el domingo y continúen hasta el miércoles, lo que "nos hace seguir manteniendo todas las precauciones y lanzar un mensaje de máxima precaución".

Así, el delegado en Cantabria de AEMET, José Luis Arteche, ha recalcado que las lluvias de los últimos tres días han dejado en la Comunidad cantidades "muy altas" de precipitación, alcanzando en algunos puntos más de 200 litros por metro cuadrado. Estas cifras son "muy superiores" a las habituales para todo el mes de enero.

Ha llovido en grandes cantidades en zonas altas de la región y lo ha hecho de continuo, algo "no tan usual". Estas circunstancias se han sumado al deshielo de la nieve caída el pasado fin de semana, lo que ha propiciado la subida del caudal de los ríos desde sus cabeceras.

AFECCIÓN EN LA COSTA Y RÍOS

En dicha reunión en la Delegación del Gobierno, el jefe de la Demarcación de Costas, José Antonio Osorio, ha destacado que desde su departamento no se han apreciado afecciones en el litoral durante este temporal, aunque es previsible el depósito en las playas de material arrastrado por los ríos como consecuencia de la crecida de los últimos días.

Ante la previsión de nuevos temporales en el mar de cara al domingo y el martes, los coeficientes de marea serán bajos.

En la Delegación también se ha abordado la conservación y mantenimiento de los ríos en la Comunidad y de cómo ha afectado el temporal a las distintas cuencas.

La "gran precipitación" acumulada en un corto espacio de tiempo, especialmente en las cabeceras de los cauces, ha hecho que los ríos hayan llegado a sus partes medias y bajas con un cauce muy superior al habitual. Estas lluvias ininterrumpidas durante tres días consecutivos han arrastrado gran parte de la madera que se ve estos días en el agua.

Por otro lado, se ha comunicado que hay que esperar a que baje el caudal de los ríos para poder valorar las defensas de los márgenes y puentes, aunque ya se sabe que no ha caído ninguna estación de medición de caudales.

ZONA CATASTRÓFICA

Preguntado por la declaración de zona catastrófica, el delegado del Gobierno ha explicado que se está trabajando en lanzar una comunicación a los ayuntamientos para que "sepan cómo articular las reclamaciones al Estado y a sus compañías de seguros".

"El Estado tiene ayudas extraordinarias, que se han comenzado a arbitrar ya desde la Delegación", a las que se suma el Real Decreto Ley de medidas urgentes para paliar los daños causados por los temporales y otras situaciones catastróficas que se produzcan hasta el 31 de marzo, que ha aprobado hoy el Consejo de Ministros, y del que se puede beneficiar Cantabria y el resto de comunidades.

Zuloaga ha transmitido al consejero de Presidencia, Rafael de la Sierra, la aprobación del decreto ley, que se publicará mañana en el Boletín Oficial del Estado, ha dicho, para que "Cantabria, ayuntamientos y particulares, puedan acceder a ayudas que no les cubren los seguros".

COORDINACIÓN

El delegado del Gobierno ha agradecido la "implicación y esfuerzo" de todas las áreas implicadas en la gestión de las inundación y su trabajo por "resolver a la mayor brevedad posible" los daños ocasionados en numerosas localidades de La región.

También ha destacado la coordinación entre las distintas áreas de la Delegación del Gobierno y con la Administración Autonómica para pedir la intervención de la UME, y ha felicitado a la Guardia Civil por su trabajo, con el rescate de varias personas en las zonas afectadas y colaborando con el Gobierno regional cuando han sido requeridos.

El Gobierno central trabaja en recuperar la normalidad de las infraestructuras y...
Comentarios