viernes. 07.10.2022

Dos de los trenes Renfe modernos de Cantabria ponen rumbo a Cataluña

IU recuerda que Renfe-Feve ha perdido en Cantabria más de 80.000 viajeros en el último año, más de 2 millones en 15 años.

Izquierda Unida en Cantabria ha alertado de la pérdida de más del 40% de viajeros de Renfe-Feve en Cantabria desde el 2003 y considera que este escenario “no se puede combatir sustituyendo trenes por otros más antiguos”, en referencia a la previsión del ente estatal de enviar tres unidades desde Cantabria a Cataluña.

Según Sergio Tamayo, dirigente de IU, sindicalista de la CGT y miembro del comité de empresa de Renfe, la operadora ferroviaria va a transferir material ferroviario a Cataluña desde distintos núcleos, entre ellos, Cantabria.

En concreto, “la decisión afectaría a tres unidades del modelo 447 que habitualmente cubren el servicio de cercanías entre Santander y Reinosa y serían sustituidos por otros tres de la serie 470, más antiguos, lo que provocarán nuevos retrasos de los que ya se producen en los trayectos a diario”.

La formación política ha podido saber que “dos de las tres unidades se llevarán hoy a Cataluña y la tercera, que se encuentra en estos momentos en reparación, será enviada posteriormente” y ha afirmado que “afectará negativamente a los trayectos de Cantabria, que ya acumulan retrasos a diario, por ejemplo, en el viaje Santander-Renedo, que tardará 15 minutos más”.

En opinión de Tamayo, “se trata de una nueva evidencia de la falta de interés de los sucesivos gobiernos en proteger el transporte público. La prueba más evidente de ello es la progresiva externalización de parte de los servicios del ferrocarril, tales como talleres, billetes, limpieza o reparación de vías y obras”, ha añadido.

Mientras tanto, Cantabria sigue perdiendo viajeros. De las 4 millones de personas que utilizaban Feve y del 1.200.000 que usaban Renfe en el año 2003 en Cantabria, se ha pasado en octubre de 2018 a los 2.418.000 y 511.000, respectivamente. “Sólo el último año, de octubre de 2017 al mismo mes de 2018 se han perdido 66.000 y 17.000 viajeros en Feve y Renfe, respectivamente”, ha incidido.

“Podemos entender la necesidad de mejoras en las infraestructuras del ferrocarril en Cataluña porque también Cantabria requiere de más personal y recursos para que el tren no muera pero no comprendemos qué sentido tiene tapar un parche en un territorio creando otro en otra comunidad”, reflexionaba Tamayo.

“Ni queremos ni defendemos que los territorios tengan que pelear por sus servicios públicos, sino que el Estado garantice recursos y personal de forma ecuánime y adecuada a cada contexto”, ha sentenciado.

Por todo ello, Tamayo ha insistido en que “la solidaridad y la convivencia ha de ser una máxima a garantizar por todos los Gobiernos” y continuarán “reclamando mejoras para tener un ferrocarril público y sostenible en Cantabria, Cataluña y el resto del Estado”.

Dos de los trenes Renfe modernos de Cantabria ponen rumbo a Cataluña
Comentarios