El PP denuncia el "caos sin precedentes" en la sanidad cántabra y pide la intervención de Revilla

"La Consejería es como el camarote de los Hermanos Marx", ha afirmado el portavoz del grupo popular en el Parlamento, César Pascual

El PP ha opinado que los "continuos vaivenes" en los equipos de Sanidad "no son más que el reflejo del caos sin precedentes" que, a su juicio, se ha impuesto en la sanidad pública de Cantabria, y ha pedido la "intervención inmediata" del presidente del Gobierno regional, Miguel Ángel Revilla (PRC).

En un comunicado, el portavoz de Sanidad del grupo popular en el Parlamento regional y exgerente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, César Pascual, ha afirmado que la Consejería que dirige el socialista Miguel Rodríguez es "como el camarote de los Hermanos Marx".

Además, ha advertido que los profesionales sanitarios están "al límite" y los ciudadanos "hartos de no poder ir al médico".

Pascual ha denunciado que la sanidad de Cantabria" vive una situación de precariedad y un caos que no se ha conocido nunca", del que, a su juicio, es "responsable directo" el consejero, al que ve "incapaz" de garantizar un derecho como es la asistencia sanitaria a los ciudadanos.

"A las pruebas me remito: Ante cada cuestión que se plantea la única respuesta que se obtiene es lo que diga Madrid. 40 años de autonomía para esto", ha manifestado.

Según el parlamentario del PP, cuando a un responsable público como el consejero "se le cae continuamente un equipo tras otro y es incapaz de mantener el organigrama de su departamento y de cubrir las vacantes, el problema no son los demás, sino el propio consejero".

Para Pascual, la "ausencia de un verdadero equipo directivo" tiene "importantes repercusiones en la gestión sanitaria que los ciudadanos vienen sufriendo desde el inicio de la legislatura".

Pascual ha expresado así la "preocupación" de su formación por, según ha dicho, la "incapacidad" del consejero para crear un equipo directivo "estable que permita una gestión de su departamento que responda a las verdaderas necesidades de asistencia sanitaria de los ciudadanos más allá de hacerse fotografías, plantear proyectos que son incapaces de llevar a cabo y sin soluciones que no sean autobombo".

En su opinión, Rodríguez se ha mostrado como "una persona no confiable e insufrible a tenor de los abandonos y ceses que han condicionado un baile de relevos en los altos cargos de su consejería nunca visto en los 40 años de autonomía".

Para el PP, "lo grave" no es que el consejero tenga o no equipo, sino que con sus "bandazos, su improvisación y sus continuos cambios de criterio ha perdido la confianza de los profesionales de la sanidad pública" a los que --dicen los populares--, Rodríguez "ha puesto a los pies de los caballos".

Según ha señalado Pascual, los sanitarios, además de sufrir las consecuencias de la presión asistencial de la pandemia, están "hartos por la ausencia de dirección y estrategia". Y también de los ciudadanos, a los que --dice-- "mantiene a la intemperie, sin ser atendidos, con algo insólito en la sanidad española: las agendas cerradas de los médicos durante semanas".

Pascual considera que la situación en Atención Primaria que diariamente sufren los cántabros es "tan solo la punta del iceberg de una organización sanitaria desnortada donde los hospitales tampoco son capaces de responder a las necesidades sanitarias con interminables listas de espera, diagnósticos tardíos de consecuencias fatales, deshumanización hasta límites intolerables, etc".

"La sanidad es un caos y es unánime que con este consejero la situación solo puede ir a peor", ha subrayado Pascual, quien ha apuntado que "por mucho menos han sido cesados consejeros en otras comunidades autónomas y ha reclamado la intervención inmediata de Revilla, al que corresponde nombrar y cesar a los consejeros".

Según Pascual, Revilla tiene que dejar de "mirar a otro lado y decidir si avala y respalda una gestión caótica que está perjudicando a los cántabros y condenando a la sanidad pública a la precariedad, o le pone remedio". "El verdadero problema es que en esta región no hay nadie al mando y al parecer ni se le espera", ha concluido.

Comentarios