El Mitma precisa que el problema de los trenes en Cantabria se detectó cuando ni había "una definición sobre el papel"

"Cuando el proceso se encontraba aún en las etapas más preliminares de la fase de diseño, ni si quiera se había llegada a desarrollar lo suficiente como para tener una definición 'sobre el papel'"

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha emitido este domingo un comunicado en el que precisa que "los problemas en los trenes" --el error en las dimensiones de los trenes de Cercanías en varias comunidades autónomas, especialmente en Cantabria y Asturias-- se detectaron "cuando el proceso se encontraba aún en las etapas más preliminares de la fase de diseño, ni si quiera se había llegada a desarrollar lo suficiente como para tener una definición 'sobre el papel'". Y que tampoco se ha producido ningún gasto por la fabricación de trenes.

El Mitma ha lanzado este comunicado, en el que no se habla de ceses, un día después de que su titular, Raquel Sánchez, anunciara en una visita a la localidad cántabra de Castro Urdiales "ceses inminentes" tanto en Renfe como en Adif para "asumir las responsabilidades" del error en las dimensiones de los trenes.

"En las próximas horas se van a producir esos ceses y por lo tanto daremos las explicaciones en ese momento", declaró ayer Sánchez, quien ha encargado una auditoría interna tanto en Renfe como en Adif para "saber y conocer con todo detalle qué es lo que pasó".

Según el Ministerio, se han publicado "informaciones erróneas o equívocas" sobre el estado del proceso de fabricación de los trenes del contrato de renovación de la flota de ancho métrico para Cantabria y Asturias, por lo que este domingo ha aclarado en su comunicado que el error en la definición del dimensionamiento del tren se detectó aún en la fase de diseño, con lo que ningún tren se había fabricado aún y tampoco se ha producido ni incurrido en ningún gasto público por esta situación. "Es decir, el error lo que implica es un rediseño que supone un retraso en la fabricación".

Respecto al material rodante, el Ministerio indica que desde que se adjudica la fabricación de un tren hasta que el primero de ellos está preparado para circular por las vías, el proceso va superando una serie de fases. La primera es la fase de diseño, en la que el fabricante define cómo será el tren "sobre el papel", atendiendo a los condicionantes que tendrá que cumplir según la línea para la cual se fabrica y las prestaciones que se quiere que tenga.

Definido el tren sobre el papel, se fabrica un único tren "prototipo" y comienza la fase de pruebas de este prototipo que sirven para comprobar que el tren diseñado cumple todas las prescripciones técnicas y de seguridad que debe tener.

"En estas dos primeras fases, lo normal es que se tengan que hacer ajustes en el diseño, y más aún en línea como las de ancho métrico, donde hay numerosas singularidades", indica el Miteco.

Finalmente, si el prototipo supera satisfactoriamente las pruebas, se comienzan la fase de fabricación de todos los trenes que incluya el contrato.

En el caso de Cantabria y Asturias, "los problemas se detectaron cuando el proceso se encontraba aún en las etapas más preliminares de la fase de diseño, ni si quiera se había llegada a desarrollar lo suficiente como para tener una definición "'sobre el papel'".

El Miteco indica que se han puesto en marcha los mecanismos necesarios para corregir el error, "que no son inmediatos ya que es una situación singular que requiere de un 'diseño a medida' para garantizar que los trenes puedan circular por las líneas de ancho métrico, a pesar de que los túneles tengan unas dimensiones más reducidas, pero sin perder prestaciones".

Para ello, reitera el Ministerio, se está trabajando en la aplicación del 'método comparativo' en el diseño del tren, que no es el habitual dentro de la normativa pero que se justifica en esta situación singular.

Igualmente insiste en que se va a crear un grupo de trabajo liderado por el Ministerio para hacer el seguimiento de estos trabajos al que se ha invitado a participar a los gobiernos de Cantabria y de Asturias.

Además, se ha encargado una auditoría interna del proceso y "se va a intentar reducir al mínimo el retraso en la entrega de los trenes".

Y reitera que se está trabajando con la empresa CAF para que la fase de diseño pueda finalizar este verano y así se acelere posteriormente el tiempo de fabricación.

Comentarios