Investigadores de la UC desarrollan una partícula que incrementa la formación controlada de hueso

El Grupo de Ingeniería de Tejidos de la Universidad de Cantabria (UC) ha desarrollado una partícula diseñada para incrementar la formación controlada de hueso, bloqueando una de las rutas de señalización que la inhiben. La partícula consigue aumentar aproximadamente un 30% la masa ósea de ratones osteoporóticos.

Además, según ha señalado el director del grupo, el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular José Carlos Rodríguez Rey, también están desarrollando un tipo de partículas que, en lugar de ir dirigidas al hueso, van dirigidas a músculo, de forma que están intentando "hacer diferentes partículas para distintos tejidos que puedan servir para otras necesidades en diversos tratamientos".

Este hallazgo, del que ha informado este martes la UC en un comunicado, puede ser importante para la osteoporosis, caracterizada por una pérdida de masa ósea y densidad mineral, ya que el hueso está continuamente formándose y destruyéndose. "Si los procesos están en equilibrio, tenemos una masa ósea constante, pero si uno prevalece sobre el otro, y es más frecuente que la destrucción prevalezca sobre la formación, se dan procesos como la osteoporosis", ha explicado el catedrático.

Según el investigador, la ventaja que tiene esta partícula es que está diseñada para que vaya de forma específica a las células formadoras de hueso, al contrario que la mayoría de los medicamentos, que van indistintamente a todos los tejidos. De esta forma, se ha modificado la partícula con un tipo de moléculas llamadas aptámeros, que reconocen específicamente las células formadoras de hueso.

Este descubrimiento, que ha dado lugar a la publicación del estudio en la revista 'Journal of Nanobiotechnology', ha contado con la colaboración del Grupo de Tecnología Farmacéutica de la Universidad de La Laguna, que ha desarrollado una partícula hecha con un polímero en el cual se ha introducido una molécula capaz de inhibir la expresión de determinados genes. "Y el gen que hemos inhibido es uno de los que bloquea la formación de hueso, por lo que, al inhibir este gen hemos multiplicado su formación".

Según Rodríguez Rey, una vez desarrollada la partícula diseñada para incrementar la formación controlada de hueso, su equipo está centrado en tres cuestiones básicas. "Primero, la composición de la partícula propiamente dicha. Segundo, podemos modificar el aptámero, es decir, la molécula que dirige a las partículas a las células determinadas, y conseguir una mayor especificidad. Y, por último, el propio contenido de la partícula. Ahí podemos poner un inhibidor de cualquier gen, lo que nos da muchas, muchas opciones", ha avanzado.

Comentarios