miércoles 14/4/21

Las residencias cántabras solo suman ya nueve casos activos

FED Cantabria señala que se está "empezando a ver la luz al final del túnel" y estudiando como abrir los centros.
Un anciano sale de un centro residencial para mayores

Los casos de coronavirus han ido disminuyendo en las residencias cántabras desde que terminó el proceso de vacunación, con el que se ha inmunizado en torno al 98 por ciento de los usuarios y trabajadores, y a día de hoy solo cuentan con nueve casos activos.

De ellos, uno se da en un profesional y los otros ocho entre los residentes, de los que cuatro están hospitalizados, y solo queda un usuario en el centro Covid de Suances, según datos del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS).

Los casos que aún quedan activos se dan en las residencias Los Robles (cinco positivos, entre ellos el del único profesional que queda contagiado), Fundación San Cándido (dos), Orpea (uno) y Vega de Pas (uno).

Desde el inicio de la pandemia los usuarios de las residencias han acumulado 1.896 contagios -a los que se suman 632 en los trabajadores-, de los que se han curado 1.612 personas y han fallecido 276, que son el 53% del total de víctimas que ha habido en la región hasta ahora, 520.

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí

Con estos datos, el presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia (FED) en Cantabria, Rubén Otero, ha manifestado este domingo en una entrevista a RNE recogida por Europa Press que estos centros están "empezando a ver un poco la luz al final del túnel" después de vivir una "auténtica pesadilla".

No obstante, ha advertido que se está viviendo una "tranquilidad" que ya se vivió después de la primera ola "y de golpe vino la segunda", aunque ahora, tras tener todas las residencias vacunadas, si volviera a haber un rebrote sería "como una gripe fuerte", con síntomas "más suaves".

"Estamos más o menos seguros", ha explicado, por lo que se está estudiando cómo empezar a abrir los centros permitiendo más salidas de residentes y mayor número de visitas, habilitando nuevos espacios para que los familiares no tengan que entrar a las residencias al no estar todavía vacunados. Para esta desescalada se está también a la espera de que la Consejería de Servicios Sociales elabore un nuevo protocolo.

Y es que, aunque los usuarios están ya inmunizados, todavía se tiene precaución y la "única" medida que se ha flexibilizado es la relativa a las EPIs que llevan los trabajadores, que ahora trabajan solo con mascarilla -antes llevaban también otros elementos de protección, como pantallas-.

Las residencias cántabras solo suman ya nueve casos activos
Comentarios