miércoles 03.06.2020

La demanda eléctrica amplía su desplome al 29% en la cuarta semana de confinamiento

La demanda eléctrica amplía su desplome al 29% en la cuarta semana de confinamiento

La demanda de energía eléctrica en la Península Ibérica amplíaba este lunes su desplome hasta casi un 29% con respecto a una jornada de actividad normal en el país, en el inicio de la cuarta semana de confinamiento y ante el endurecimiento en el parón de la economía decretado por el Gobierno para estas semanas.

En concreto, a las 10.00 horas el consumo peninsular de electricidad se hundía hasta los 23.880 megavatios (MW), lo que supone un 28,7% menos que los 33.056 MW registrados a la misma hora del pasado 9 de marzo, el último lunes antes de que se entrara en esta situación de excepcionalidad, según datos de Red Eléctrica de España (REE), el operador del sistema.

Con respecto al pasado lunes, en que se entraba en la tercera semana del estado de alarma decretado por el Ejecutivo y ya estaban vigentes las medidas más restrictivas de parón de la actividad económica, la caída en la demanda eléctrica a esa misma hora es de un 4,7%.

El Gobierno decidió desde la pasada semana dar una vuelta de tuerca más en el confinamiento en el que se encuentra el país para hacer frente a la crisis del Covid-19 y acordó paralizar toda actividad no esencial, en busca de frenar con mayor contundencia los contagios y descargar a los centros sanitarios, en especial a las UCIs, de una avalancha en ciernes.

De esta manera, los trabajadores de las actividades no esenciales no pueden ir a su trabajo desde la pasada semana y hasta el próximo jueves 9 de abril, ambos inclusive. Este parón en la actividad afecta ya así tanto al sector industrial no considerado esencial como a la construcción.

La demanda eléctrica es uno de los principales termómetros para medir la actividad de una economía y se comporta a la baja con los cierres en sectores como los servicios o la industria, a pesar del traslado de consumo al doméstico por el teletrabajo.

De esta manera, a medida que se incrementan las medidas restrictivas para la actividad económica según pasan las semanas, se acrecienta esa caída en el consumo eléctrico, a pesar de que este confinamiento o la implementación del teletrabajo como medida está trasladando parte de ese consumo anterior al doméstico.

CAÍDA DEL 8,6% LA PASADA SEMANA.

De hecho, la semana pasada (entre el 30 de marzo y el 4 de abril), la demanda peninsular fue 3.854 gigavatios hora (GWh), lo que representa una caída del 8,6% con respecto a la de la semana pasada y del 19,1% frente a la de la misma semana del año pasado.

Por su parte, las tecnologías sin CO2 generaron el 75,4% del total.

La demanda eléctrica amplía su desplome al 29% en la cuarta semana de confinamiento
Comentarios