sábado 6/3/21

El Colegio de Arquitectos edita un libro que recoge las 40 obras más significativas en Cantabria de 1942 a 1982

Zuloaga señala que el futuro MUPAC y el Centro de Arte Rupestre "generarán una huella histórica" en Cantabria
Presentación del libro editado por el Colegio de Arquitectos

El Colegio de Arquitectos ha presentado este martes el libro 'Cuarenta años de arquitectura en Cantabria 1942-1982', que ha editado en colaboración de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica del Gobierno regional y que supone la continuación del volumen anterior 'Treinta años de arquitectura en Cantabria (1983-2013)'.

Se trata de una publicación que recoge las 40 obras más representativas de cuatro décadas de historia de Cantabria, con la guerra civil española y el incendio de Santander en 1941 como dos elementos centrales del contexto del que parte este relato de arquitectura y memoria.

El vicepresidente regional, Pablo Zuloaga, ha participado en la presentación de esta publicación y ha considerado que la futura sede del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) y el edificio que albergará el Centro de Arte Rupestre en Puente Viesgo, donde se colocó la semana pasada la primera piedra, también formarán parte en el futuro de los "grandes iconos" de la arquitectura regional en el siglo XXI.

Asimismo, ha asegurado que van a "generar una huella histórica" en la Comunidad Autónoma "poniendo en valor lo que nos diferencia, la riqueza cultural y patrimonial".

El vicepresidente se ha comprometido a seguir apoyando el proyecto del Colegio de Arquitectos con una nueva obra que complete el repaso histórico del siglo XX en Cantabria a través de su arquitectura y, de este modo, "poner en valor y dar a conocer el patrimonio arquitectónico regional, sobre todo la arquitectura más moderna", como ha apuntado la directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica, Zoraida Hijosa.

Por su parte, el coordinador del comité editorial del libro, Nicolás Lastra, ha explicado que las recogidas son "grandes obras", pero "no quiere decir que sean las mejores", sino que se han seleccionado por ser las que mejor permiten "sacar una narración" de lo que sucedió en Cantabria entre esos años.

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

LA HISTORIA DE CANTABRIA A TRAVÉS DE SU ARQUITECTURA

El libro selecciona 40 obras de arquitectura en Cantabria que se han considerado más representativas de cada momento histórico. La década de los años 40 aparece ilustrada con el final del desarrollo del balneario del Sardinero, la reconstrucción santanderina incluyendo las Estaciones, el Barrio Pesquero, la Plaza Porticada y los desarrollos industriales previos que se extenderían en décadas siguientes.

También recoge obras con un discurso arquitectónico más moderno, que exhiben marcadas influencias racionalistas, mientras que otras hacen guiños Art-Decó que recuerdan a la Secesión vienesa.

En materia de vivienda, analiza el desarrollo de nuevos barrios emergentes como el San Gil en Torrelavega y el bloque de viviendas Feygon en Santander, así como los sometidos a los procesos de renovación urbana, como el barrio pesquero de la Dársena de Maliaño en Santander.

La entrada en la modernidad de los 50 queda reflejada a través de obras como el Club Náutico de Castro Urdiales o la Tabacalera de Santander y, a escala más modesta, la Casa Olano de José Antonio Coderch y Manuel Valls. En el ámbito docente y religioso, destacan los Colegios de los Sagrados Corazones y de Nuestra Señora de la Paz en Torrelavega.

El pensamiento arquitectónico del periodo desarrollista, entre los 60 y los 70, se manifiesta a través obras como el poblado de la Hermida en Peñarrubia o las viviendas del Paseo Menéndez Pelayo de Juan José Resines del Castillo.

El periodo de la transición, marcado por una nueva organización administrativa del Estado, trajo consigo el aumento del volumen en los encargos arquitectónicos, lo que se tradujo en la construcción de nuevos equipamientos y edificios de carácter público.

Asimismo, la historia pasa a ser un elemento cultural específico y diferenciador de cada región, por lo que aparece un especial interés por el patrimonio arquitectónico, como aparece reflejado en la intervención en la Torre de Don Borja en Santillana del Mar.

Los edificios seleccionados en este libro se presentan mediante fotografías, texto explicativo acompañado por coordenadas espaciales, código QR que remite a su ubicación exacta en un mapa alojado en la web, plantas y videos en DVD.

El Colegio de Arquitectos edita un libro que recoge las 40 obras más significativas en...
Comentarios