Cantabria es la región donde más evoluciona el empleo del sector privado, según Adecco

Albañil trabajando en una casa

Cantabria es la región donde más ha evolucionado el empleo del sector privado en 2019, con un incremento interanual de un 4,9% y un 65,7% de la ocupación total. El promedio nacional se sitúa en un 68,2%, según se desprende del estudio 'VII Monitor Anual Adecco de Ocupación'.

Además, Cantabria ha sido una de las seis autonomías, al igual que en el total de España, donde se ha registrado un aumento en el número de asalariados junto con una caída en el colectivo de no asalariados.

De hecho, uno de los mayores retrocesos interanuales en el número de no asalariados se ha alcanzado en Cantabria (-9,2%). Aun así, el empleo por cuenta propia supone en Cantabria el 15,9%, por encima de la media nacional del 15,5%.

En lo que a crecimiento del empleo público se refiere, hay ocho autonomías en las que el número de asalariados públicos muestra una caída interanual. Los mayores descensos han ocurrido en Cantabria (-4,2% interanual). El empleo público implica en Cantabria el 18,4% de la ocupación total. La media nacional es de un 16,2%.

La tasa de temporalidad (proporción de trabajadores con contratos temporales dentro del colectivo de asalariados) en Cantabria es del 27,4%.

En España, la temporalidad se ha reducido hasta el 26,7%, ocho décimas menos que hace un año. Además, según el tipo de contrato generado, se aprecia que todo el empleo creado ha sido de carácter indefinido (+3,3%), mientras que el temporal ha crecido un 0,7 por ciento.

En el último año, el número de ocupados, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) ha aumentado en 346.300 (+1,8 por ciento). En concreto, el número de asalariados ha crecido en 356.400 personas, mientras que el de no asalariados ha aumentado en 8.800 personas.

Sin embargo, entre los no asalariados existen diferencias, puesto que ha descendido el número de empleadores y el de otros (miembros de cooperativas y personas que ayudan en el negocio familiar sin remuneración), mientras que se ha incrementado el número de autónomos (sin personal a cargo).

Entre los asalariados, ocho de cada nuevos empleos se han dado en el sector privado. De hecho, ha aumentado la contratación en 295.300 personas, frente al incremento de 61.200 personas registrado en el sector público.

Teniendo en cuenta el tipo de actividad, siete de las once ramas que existen han registrado aumentos de su ocupación a lo largo de los últimos doce meses.

Así, han destacado los incrementos registrados en actividades profesionales (+4,4%) y manufacturas (4 por ciento). En el lado opuesto, se encuentran las actividades inmobiliarias, que han registrado una caída del 4,6 por ciento, lo que equivale a una pérdida de 7.300 puestos de trabajo. No obstante, la mayor pérdida absoluta de puestos de trabajo se registra en agricultura, ganadería y pesca, rama en la que se han perdido 22.200 empleos (-2,9 por ciento).

Comentarios