El SCS crea las categorías de enfermera especialista en Medicina Familiar y en Pediatría

Un enfermera graba en tablet a un bebé prematuro en el HUC

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) ha publicado hoy las ordenes de la Consejería de Sanidad por las que se crean las categorías de enfermera especialista tanto en Medicina Familiar como en Pediatría.

De esta forma, se da cumplimiento al acuerdo alcanzado por unanimidad entre la administración sanitaria y las organizaciones sindicales en la Mesa Sectorial de Sanidad celebrada en diciembre del pasado año.

Mediante la creación de estas nuevas categorías profesionales, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) continua su avance para mejorar el desarrollo profesional, la regulación y las condiciones de empleo de las enfermeras, garantizando un desarrollo competencial basado en un formación sólida y reglada.

Además, estas dos nuevas categorías van a permitir una mayor cualificación para el ejercicio profesional en un área específica de la práctica de cuidados, que requiere conocimientos, habilidades y actitudes que no proporciona la formación de grado. Al mismo tiempo, va a hacer posible mejorar la seguridad y calidad de los cuidados, actuando como motor impulsor de mejoras en estas áreas asistenciales y contribuyendo a mejorar la salud de la población.

Tal y como se recoge en la orden, la misión de la enfermera Familiar y Comunitaria se centra en la participación profesional en el cuidado compartido de la salud de las personas, las familias y las comunidades, en el seguimiento de su ciclo vital y en los diferentes aspectos de promoción de la salud, prevención de la enfermedad, recuperación y rehabilitación en su entorno y contexto socio-cultural.

Para ello, la acción de la enfermera Familiar y Comunitaria está orientada por principios y fundamentos científicos, humanísticos y éticos de respeto a la vida y a la dignidad humana. Además, su práctica requiere de un pensamiento interdisciplinario, de una actuación multiprofesional y en equipo, y de una participación activa de las personas a las que se atiende, con una visión holística del ser humano en su relación con el contexto familiar, social y ambiental.

Por su parte, la enfermera especialista en Pediatría se configura como una profesional capacitada para proporcionar cuidados de enfermería especializados de forma autónoma durante la infancia y la adolescencia en todos los niveles de atención, incluyendo la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la asistencia al recién nacido, niño y adolescentes sano o enfermo, así como su rehabilitación dentro de un equipo multiprofesional.

Dentro de sus características, también se hace referencia a su capacidad de liderazgo en el ámbito del cuidado, tanto del recién nacido, niño y adolescentes sano como con procesos patológicos crónicos, agudos o discapacitantes.

A nivel de gestión y organización, la enfermera especialista en Pediatría contará con capacidad para planificar, ejecutar y evaluar programas de salud relacionados con su especialidad y para desarrollar trabajos de investigación y docencia para mejorar la calidad de los servicios y colaborar en el progreso de la especialidad.

Comentarios