Oria afirma que el vacío sanitario es “la única opción” que permite el Programa Nacional para los rebaños con positivos en brucelosis

El consejero apela a la responsabilidad para evitar la propagación de la enfermedad y afirma que el incumplimiento de las medidas vigentes pone en riesgo inversiones europeas

photo_camera Oria afirma que el vacío sanitario es “la única opción” que permite el Programa Nacional para los rebaños con positivos en brucelosis

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha asegurado hoy que el vacío sanitario es “la única opción” que el Plan Nacional para la Erradicación de la Brucelosis contempla para los rebaños en los que se detecta algún positivo en esta enfermedad y ha recordado que cualquier incumplimiento de las medidas vigentes “puede poner en riesgo la cofinanciación europea” a los programas sanitarios, que actualmente supone alrededor de 4 millones de euros en el conjunto de España. Jesús Oria ha explicado esta mañana en rueda de prensa, junto a la directora general de Ganadería, Beatriz Fernández, las medidas que está llevando a cabo su departamento tras detectar, en la campaña de saneamiento desarrollada en diciembre, varios animales afectados que habían acudido a pastos comunales pertenecientes a la Mancomunidad de Campoo-Cabuérniga, lo cual ha provocado tanto el cierre de dichos pastos como la inmovilización de 149 explotaciones, en los municipios de Los Tojos, Ruente, Cabuérniga y Campoo de Suso. Además y a día de hoy constan en Cantabria 19 explotaciones con positivos en brucelosis, ubicadas en Cabuérniga, Los Tojos, Campoo de Suso y Valdeolea. En 12 de ellas se ha aislado la bacteria y en 11 se ha procedido al vacío sanitario, mientras que en una el procedimiento se encuentra en fase de tramitación, con un total de 1.013 animales objeto de sacrificio. Oria ha recalcado que todas estas medidas son las previstas en el Programa Nacional, cuyo objetivo para 2017 es la “erradicación total” de la enfermedad, y ha destacado que Cantabria se encuentra en una situación epidemiológica “desfavorable” en relación al resto de las Comunidades Autónomas, por lo que ha apelado a “la responsabilidad de todos” para evitar la propagación de la enfermedad.                           No obstante, también ha detallado el descenso que ha experimentado la brucelosis en Cantabria en los últimos años, pasando del 4,81 por ciento de 2001 al 0,08 por ciento en 2015. En este momento su incidencia se considera “escasa”, aunque al mismo tiempo es, en palabras del consejero de Medio Rural, “real y dramática para el ganadero que se ve afectado”. “Esta situación no nos resulta ni mucho menos indiferente”, ha remarcado. De hecho, ha recordado que en la reunión mantenida el pasado lunes con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente su departamento planteó la posibilidad de una alternativa a “la crudeza” que supone el vacío sanitario de una explotación, como la realización de un aislamiento preventivo y chequeos sucesivos para comprobar la evolución real de la enfermedad, antes de proceder al sacrificio generalizado de la cabaña. Sin embargo, la respuesta “no ha sido la deseada” y cualquier cambio del Programa Nacional debe ser discutido y consensuado previamente con el resto de las Comunidades Autónomas para recibir posteriormente la aprobación de la Unión Europea. “Es un proceso largo y complicado, en el que partimos de una situación epidemiológica desfavorable en relación al resto de las autonomías, dado que además modificar la vigente política de vacíos sanitarios podría poner en riesgo la cofinanciación europea a nuestros programas de erradicación”, ha precisado. A pesar de ello, Oria ha anunciado que su departamento seguirá intentando encontrar una alternativa y solicitará oficialmente al Ministerio que lo estudie en el Grupo de Trabajo designado al efecto.                       Encuentro con los afectados La Consejería de Medio Rural mantuvo ayer una reunión con los ganaderos afectados por los vacíos para explicarles de primera mano la situación y esta misma tarde estaba prevista otra con las organizaciones agrarias representativas del sector. En todas ellas, ha reiterado el compromiso del Gobierno cántabro de proceder al pago inmediato de las indemnizaciones previstas, aunque –ha precisado Oria- “somos conscientes de que esta medida no podrá evitar el sufrimiento que supone a una familia tener que pasar por ver el sacrificio de sus animales”. Además y con el fin de evitar este tipo de situaciones en el futuro, ha abogado por la prevención. “Es vitar la notificación inmediata de cualquier episodio sospechoso de aborto en un animal, para poder hacer una investigación inmediata del rebaño”, ha indicado el consejero, al tiempo que ha subrayado que los pastos comunales son “un punto crítico” en el control de esta enfermedad, para evitar su propagación indiscriminada. Finalmente, ha indicado que el objetivo de su departamento es conseguir la declaración de Cantabria como región oficialmente indemne de brucelosis, lo cual “no podrá suponer más que beneficios para la cabaña ganadera, que vería facilitado al máximo el movimiento comercial de los animales.