El Gobierno declara 14 Zonas Especiales de Conservación y aprueba sus planes de gestión

5 LIC litorales y 9 fluviales se transforman en ZEC conforme a las directrices europeas

photo_camera El Gobierno declara 14 Zonas Especiales de Conservación y aprueba sus planes de gestión

El Consejo de Gobierno ha aprobado en su reunión de hoy, jueves, los decretos por los que se declaran Zonas Especiales de Conservación (ZEC) un total de catorce Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) de Cantabria, incluyendo sus correspondientes planes de gestión. No se trata de la declaración de nuevos espacios protegidos en territorios que hasta ahora no lo eran, sino de la transformación en ZEC de los cinco LIC litorales (Rías Occidentales y Duna de Oyambre; Dunas de Liencres y Estuario del Pas; Dunas del Puntal y Estuario del Miera; Costa Central y Ría de Ajo, y Marismas de Santoña, Victoria y Joyel) y de los nueve LIC fluviales (Río Deva, Río Nansa, Río Pas, Río Asón, Río Agüera, Río y Embalse del Ebro, Río Camesa, Río Miera y Río Saja) existentes en nuestra región, declaración que va acompañada de la aprobación de los planes de gestión de esos mismos espacios. La Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres,  junto a la Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativa a la conservación de las aves silvestres, constituyen los principales instrumentos de la Unión Europea (UE) en materia de conservación de la naturaleza. Para el cumplimiento de los objetivos de esa normativa, se crea la Red Ecológica Europea Natura 2000, cuya finalidad es restaurar o mantener en un estado de conservación favorable representaciones de todos los tipos de hábitats naturales y especies de flora y fauna silvestre declarados de interés comunitario. Para la implantación de la Red Natura 2000, la Directiva establece unos criterios científicos y un calendario. De acuerdo con su artículo 4, los Estados miembros deben proponer una lista de lugares a la Comisión con indicación de los tipos de hábitats naturales y especies de interés comunitario presentes en cada lugar. La Comisión Europea aprobó en 2004, mediante la Decisión 2004/813/CE, de 7 de diciembre, la lista de Lugares de Importancia Comunitaria de la región biogeográfica atlántica, en la que se incluye la Comunidad Autónoma de Cantabria. Una vez aprobada la lista de Lugares de Importancia Comunitaria, el Estado miembro debe designarlos Zonas Especiales de Conservación, aprobando paralelamente adecuados planes o instrumentos de gestión que incluyan, al menos, los objetivos de conservación de cada Lugar y las medidas apropiadas paramantener estos espacios, y los hábitats y especies de interés comunitario que albergan, en un estado de conservación favorable. Los Planes de Gestión de las ZEC que hoy se han aprobado han sido elaborados de acuerdo a las exigencias de la normativa de la UE y, por lo tanto, contienen las acciones, medidas y directrices que responden a las exigencias ecológicas de los hábitats y especies presentes en cada Zona. Además, en cumplimiento de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, norma básica de ámbito estatal de obligado cumplimiento para todas las Comunidades, los planes establecen las medidas de conservación necesarias en estas zonas, que respondan a las exigencias ecológicas de los tipos de hábitats naturales y de las especies presentes en las mismas. La Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, a través de la Dirección General del Medio Natural, viene trabajando desde 2006 en la planificación de los espacios de la Red Natura 2000, con la finalidad de articular los necesarios instrumentos de gestión que garanticen su conservación y la de los valores naturales que contienen, en equilibrio con el desarrollo socioeconómico del territorio. Tras el parón que experimentó la política regional en materia de Conservación de la Naturaleza entre 2011 y 2015, en la presente legislatura la Consejería de Medio Rural ha promovido procesos de participación con el objeto de incorporar a los planes de gestión de estas las aportaciones de la sociedad en general y, en particular, de los diferentes sectores más directamente implicados, para lo que se han llevado a cabo diferentes procesos de participación e información públicas, fundamentalmente durante 2015 y 2016. Los planes de gestión que hoy se han aprobado tienen una estructura idéntica y recogen tanto sus objetivos generales como la descripción de los valores a conservar. Para lograr estos objetivos, se definen los elementos clave, como aquellos hábitats, especies o procesos ecológicos que representan en conjunto los valores naturales que caracterizan las ZEC y que se consideran básicos para el correcto desarrollo del Plan de Gestión. La conservación de dichos elementos clave se lleva a cabo mediante la definición de una serie de objetivos estratégicos y directrices  que se desarrollan a través de acciones y medidas concretas, definidas en un plan de actuaciones que cuenta, como es lógico, con las correspondientes herramientas de seguimiento y evaluación, y la estimación de los costes de implantación. En definitiva, con la aprobación de sus planes de gestión y la declaración de las Zonas de Especial Conservación, Cantabria comienza, de una vez por todas, a cumplir con los compromisos adquiridos ante la Comisión Europea en materia de conservación de nuestra Red Natura 2000, proceso que se completará en los próximos meses con la declaración y aprobación de los Planes de Gestión de las restantes cinco ZEC de montaña de la región.